Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

OPINIÓN. ¿Me quieren oír? Por Dardo Gómez
Periodista y secretario general de la FeSP

25/06/13. Opinión. Los indicios, casi avisos, habían sido muchos; pero el último dinosaurio se murió de frío sin entender que había cambiado la temperatura y pensando que él sería el único superviviente”. Con este símil el colaborador de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com Dardo Gómez retoma la intervención del profesor de Teoría de la Comunicación de la Universidad de Sevilla, Francisco Sierra, en la I Cumbre para un Periodismo Responsable, llevada a cabo hace unos días en Guayaquil (Ecuador). Charla magistral que se resume en una frase: “En España no hay libertad de prensa”, y de la que queda constancia en una grabación que acompaña a este artículo.

El dinosaurio murió de frío

“Los indicios, casi avisos, habían sido muchos; pero el último dinosaurio se murió de frío sin entender que había cambiado la temperatura y pensando que él sería el único superviviente.”

FIEL a su más puro estilo de ocultación y preservación de sus intereses la gran mayoría de los medios españoles silenciaron que en Guayaquil se celebraba, los pasados 18 y 19 de junio, la llamada I Cumbre para un Periodismo Responsable, (CUPRE).

NO era algo insustancial, aunque más no fuera por su fuerza de convocatoria, ya que se congregaban expertos comunicadores, catedráticos, juristas y de otras disciplinas para analizar el tema del título. Provenían de Brasil, Venezuela, Estados Unidos, España, México, Inglaterra, Islandia, Argentina, Uruguay, Bolivia y Colombia y se estiman en miles los participantes de las mesas y talleres desarrollados en esos dos días de manera presencial y online.

QUE me conste, solo un medio rompió la “ley del silencio” de los cofrades de la AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles); fue el diario “ABC” que -fiel a su instinto como el alacrán- tituló “Correa enseña como hacer periodismo” y centró su artículo en el discurso de inauguración hecho por el presidente ecuatoriano, pero ignoró el resto de las notables participaciones.

ESO sí, señaló que los compadres latinos de nuestros editores ya se habían manifestado contra la recién inaugurada Ley de Comunicación de aquel país y puso como aval de su perversidad que “Estados Unidos también ha manifestado su preocupación a través de un comunicado del Departamento de Estado”. Lo que para muchos podría ya indicar que no debe ser tan mala.

ENTRE la amplia lista de destacados participantes se hallaba un comunicador español, que aportó una de las cuatro conferencias magistrales al Congreso, pero ni el síndrome chauvinista de nuestros medios prosperó y no hubo información sobre el caso.

UNO de los carteles de difusión del Congreso recuperaba una frase de Ryszard Kapuscinsky: “Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante”. Santas palabras.

Miremos al Sur

EL disertante español en cuestión es un viejo conocido de la cátedra andaluza; Francisco Sierra, profesor de Teoría de la Comunicación de la Universidad de Sevilla. Quien abordó su ponencia bajo el título “Los medios, los periodistas y la construcción de la democracia”; y la desarrolló con análisis y conclusiones que justifican totalmente que los popes de nuestra prensa le nieguen letra impresa. Faltaría menos.

ES que Sierra se ha atrevido a soltar frente a tan cualificado auditorio que “En España no hay libertad de prensa”; y sostuvo que el Gobierno español mantiene la tendencia a privatizar los medios públicos y a impulsar el discurso del miedo desde los medios de comunicación, quienes además se dedican a demonizar las expresiones populares contra la pauperización de la sociedad española.

PARA Sierra, todo proyecto de desarrollo y democracia en los medios de comunicación, depende de lo que se está haciendo en algunos países latinoamericanos, y fue concluyente en su interpretación de esos hechos: “La esperanza está en América Latina. Sé que históricamente han pensado que hablar de medios públicos, de derecho a la comunicación y servicio público era mirar hacia Europa, pero lamento darles la noticia de que para quienes perdimos la esperanza, todo proyecto de desarrollo y democracia en los medios de comunicación depende de lo que están haciendo en América Latina”.

RAPARTIÓ certeros varapalos a nuestros medios, puso ejemplos irrefutables de sus malas prácticas, señaló que la proclamada “autorregulación” era una suerte de trampas al solitario y que todas las experiencias al respecto habían demostrado su total ineficacia. Y señaló la falta de visión de las organizaciones de periodistas de España para comprender los nuevos tiempos y dejar atrás síndromes corporativos que ya no conducirán a sitio alguno.

ANTE la pregunta de uno de los congresistas aseguró que en España nunca se debatiría “sobre la regulación de los medios y los intereses estratégicos de la construcción y la banca, que son los responsables de la situación en que estamos y los propietarios o principales anunciantes de los medios de comunicación”.

Crisis irremediable

A juicio de Sierra, el periodismo atraviesa por una crisis irremediable por varios factores: Una es la crisis de la sociedad civil y del espacio y dominio público capturado, colonizado por el capital financiero y por los grandes intereses globales y geopolíticos.

EL segundo, la doctrina de seguridad que impone un lenguaje silencioso a “los profesionales del silencio”, y puso como ejemplo la adoctrinada información que recibimos sobre conflictos como el de Irak. “Esos profesionales del silencio y el imperio de la doctrina de seguridad nacional, actualizada en la era del capitalismo salvaje neoliberal, marca una crisis de confianza en la función de los periodistas”.

EN tercer lugar, aseguró que hay un problema en la calidad de la profesión periodística ya que la precariedad laboral y profesional de los informadores han marcado límites cada vez más acentuados a la calidad de la información. Recordó el informe MacBride “Un solo mundo, voces múltiples” (Unesco, 1980), que alertaba de la inmensa concentración mediática de las empresas informativas y señaló que en estos momentos “Los niveles de concentración oligopólica de la industria periodística superan por diez el diagnóstico que formulaba la Unesco en los 80”.

EL experto español afirmó que estamos viviendo tiempos de incertidumbre y reconoció que los problemas y las dudas persisten, porque hoy asistimos a un proceso de transición y cambio de paradigmas del periodismo de masas a nuevas formas emergentes.

Caminos y pasos nuevos

TRAS este contundente análisis, Sierra aseguró que el periodismo tiene cinco condiciones básicas para ser ejercido: estar sobre el terreno, ver, tratar de oír, compartir, y pensar los acontecimientos de actualidad.

SEÑALÓ como positiva la facilidad que existe para emitir y recibir información, gracias a las redes sociales. “Estamos pasando de modelos lineales de información a otros abiertos y transversales”.

SIERRA se basó en cinco ejes para el nuevo periodismo: recuperar el poder narrativo, concebir a la comunicación como derecho social y la información como bien común, pasar de la lógica del escamoteo a la del relato crítico, pensar al informador como un explorador con capacidad de fabular y asumir la cultura de las redes y el lenguaje de los vínculos. Para este proceso, indispensable para la supervivencia del periodismo esencial (no del puro mercadeo corrupto), el profesor Sierra puso el acento en el desarrollo de los medios del Tercer Sector, y en el trabajo de los periodistas independientes que entienden que su deber es informar y estar cercanos a los intereses de los ciudadanos.

Como los dinosaurios

NO se que pensaréis vosotros, pero nada de esta recuperación del periodismo está dentro de las agendas de los grandes medios tradicionales ni de muchos de sus profesionales de la comunicación que, como los dinosaurios, no llegan a entender por qué los ciudadanos ya no confían en ellos.

RESULTA patético verlos desfilar por las radios y las pantallas de televisión para recitar sus discursos casposos, empeñados en ignorar la realidad que los acosa y esperando que las dádivas de sus patronos -cada vez más mezquinas- se prolonguen hasta la llegada del deshielo.

SE equivocan; aunque respiren con información pestilente, ya son fósiles.

CREO que ninguno de vosotros, gente bien pensante, se debería perder la conferencia de Francisco Sierra, aunque solo fuera por romper con la “ley del silencio” que ha impuesto el cartel de AEDE.

SE trata de una exposición que lleva al dolor por nuestra situación, pero que ayuda a entender ese periodismo necesario que nos permitirá ser periodistas y abandonar nuestra pobre tarea mal pagada al servicio del poder.

AQUÍ les dejo su clase magistral del pasado 18 de junio; busquen en el minuto 8,11,05 del segundo video: http://new.livestream.com/accounts/2815749/events/2186274.

PUEDE ver aquí anteriores entrevistas:
- 30/05/13 Obsecuentes y presuntuosos
- 08/05/13 Paz, pluralidad y regulación
- 04/02/13 La foto, el director y la ética mutante
- 10/01/12 Nadie sabe cuántos parados hay
- 12/04/12 El cártel de la desinformación de América Latina visita Cádiz
- 27/03/12 Los periodistas y sus supuestas libertades
- 19/12/11 Un escándalo que viene de lejos
- 04/10/11 Silenciar también es mentir…
- 13/97/11 El mito de la autorregulación hace agua
- 05/07/11 Más “Indignados con los periodistas”
- 09/06/11 15-M, acampadas y periodismo
- 04/05/11 La colegiación y otras monsergas
- 07/04/11 Vicios públicos y privados
- 03/03/11 Y a esto lo llaman corregulación
- 10/09/10 El sur existe y habla claro
- 29/07/10 Falta de responsabilidad y recochineo…
- 09/06/10 Por sus actos los conoceréis
- 24/03/10 Fomentando la trata de esclavos
- 23/02/10 La cabeza del periodista, por favor…
- 26/01/10 Volvemos a descubrir el Mediterráneo
- 30/12/09 Con las minas bajo los pies
- 20/11/09 UTECA no se corta
- 14/10/09 “Derecho a conocer. Deber de informar”
- 11/09/09 Ayudas, tal vez… Regalos, ¿por qué?
- 22/07/09 Y ahora me vienen con el rearme moral…
- 02/06/09 La libertad de prensa y la leche podrida
- 13/05/09 Los calvos peleándose por un peine
- 22/04/09 EFE abusa de la crisis y engaña a sus corresponsales