OPINIÓN. ¡Qué mundo éste! Por Alberto Montero
Profesor de Economía Aplicada de la UMA. Presidente Fundación CEPS

23/11/12. Opinión. “En estos tiempos tan siniestros se permite que poderes sin legitimidad democrática -la Comisión, el FMI y el BCE- gobiernen Grecia con métodos más propios de la Camorra que de seres civilizados que comparten un proyecto político y económico común. La troika ha institucionalizado el chantaje como mecanismo para garantizar el expolio ”. Nueva colaboración de Alberto Montero con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com en la que se apunta una cuestión principal: “¿Por qué no amenaza Grecia con abandonar el euro?”.

Si Sócrates levantara la cabeza

SI
el filósofo ateniense levantara la cabeza volvería a pedir cicuta, se la serviría on the rocks en una copa de balón y retornaría al sueño de los justos horrorizado al ver lo que están haciendo los bárbaros con la cuna de la democracia.

PORQUE
no otra cosa sino horror es lo que podría sentir después de ver cómo este domingo el Parlamento griego aprobaba unos presupuestos que recortaban 9.500 millones de euros adicionales de donde ya apenas queda nada, todo ello con la única finalidad de mantener una doble ficción: que Grecia es un país soberano y que no es una economía quebrada.

ESE es el sentido que tiene la aprobación de los presupuestos griegos por una clase política indigna que es capaz de asumir recortes en sanidad y en educación, en empleo público, en jubilaciones que son ya de miseria, a cambio de que parezca que gobierna y para que sigan inyectando dinero desde Europa con el fin de atender los pagos del vencimiento de una deuda que se aproxima al 200 por ciento del PIB. ¿Alguien en el ágora virtual puede explicarme cómo podrá enfrentar ese volumen de deuda una economía cuyo PIB sufrirá en 2013 la mayor contracción del mundo, cercana al 5 por ciento? ¿Alguien puede creer que eso no lo sabe la troika que gestiona el Estado griego como si fuera un protectorado y, sin embargo, sigue apretando las tuercas de una población a la que ya le queda poco jugo por exprimir?

Y es que en estos tiempos tan siniestros se permite que poderes sin legitimidad democrática -la Comisión, el FMI y el BCE- gobiernen Grecia con métodos más propios de la Camorra que de seres civilizados que comparten un proyecto político y económico común. La troika ha institucionalizado el chantaje como mecanismo para garantizar el expolio: sabedora de que el gobierno griego no puede imprimir moneda, de que no se atreven a repudiar la deuda y de que los vencimientos están ahí, detrás de cada quincena (5 mil millones al BCE, por ejemplo, este viernes), siguen presionando antes de desembolsar cada tramo del rescate sin que nadie pueda recordar ya cuál es la finalidad de tanto sufrimiento: ¿conseguir que cumplan con los objetivos de déficit? ¿Cuánto superávit presupuestario y comercial tendrá que acumular Grecia y durante cuánto tiempo para poder reducir ese nivel de deuda hasta el nivel que exige el Pacto de Estabilidad? ¿Es eso probable?

Y si la respuesta a esta última pregunta es negativa, la aplicación de la mayéutica socrática nos lleva a otras más comprometidas. Si todos sabemos que Grecia está quebrada, entonces, ¿por qué no se procede inmediatamente a la reestructuración de su deuda? Y si los acreedores se niegan a proceder a esa reestructuración, ¿por qué no amenaza Grecia con abandonar el euro?

LA cuestión, evidentemente, no es menor, pero dejo sólo un dato para la reflexión: el impacto de la ruptura de la convertibilidad del peso argentino con respecto al dólar (una unión monetaria de facto) supuso al año siguiente una caída del PIB de casi el 11 por ciento; a los dos años el PIB argentino crecía casi al 9 por ciento y, desde entonces, es una de las economías con mayor tasa de crecimiento de la región. Mientras, el PIB griego, a base de rescates, ha caído desde 2008 en un 25 por ciento y no hay visos de recuperación. Igual es que los argentinos escogieron susto y los griegos han elegido muerte. Sí, puede que sea eso.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas:
- 09/11/12 Indignación in crescendo
- 14/09/12 La zanahoria de Draghi y los palos de Merkel
- 13/07/12 El Protectorado a la vuelta de la esquina
- 12/06/12 Las mentiras del rescate
- 04/06/12 Los tópicos asesinos
- 25/01/12 Empezar a pensar en lo impensable
- 13/12/11 La familia es la familia y a ti te encontré en la calle
- 05/12/11 Un peligro público anda suelto
- 08/11/11 El G-20 y el gatillazo griego
- 02/11/11 La lenta agonía griega
- 28/09/11 Dejad que Grecia quiebre en paz
- 21/09/11 Adiós Lehman; hola crisis
- 16/07/11 No es Grecia, es el Euro
- 21/07/11 Reconstruir o desmantelar
- 10/05/11 Desempleo: la mejor política gubernamental
- 20/04/11 Telefónica da ejemplo
- 18/03/11 Cajas de ahorro. A nacionalizar por narices
- 09/03/11 Réquiem por las cajas de ahorro
- 14/12/10 Sobre familias, desempleados y niños
- 30/11/10 Irlanda: un milagro que nunca existió
- 12/11/10 Ayudas agrícolas europeas: los nuevos fondos reservados
- 24/09/10 Razones y datos para una huelga general de la ciudadanía
- 15/09/10 A vivir del aire
- 09/07/10 Los corruptos son los otros
- 06/07/10 ¡Es la deuda privada, estúpido!
- 13/05/10 Más carnaza para los tiburones
- 13/04/10 La larga soga de la ejecución hipotecaria en España
- 21/01/10 La presidencia española de la Unión Europea: lo que mal empieza...
- 01/10/09 Políticas económicas frente a la crisis: ¿basta con volver a Keynes o hay que cambiar el mundo?
- 02/07/09 ¿No era de izquierdas bajar los impuestos?
- 10/06/09 El nuevo modelo económico: otro brindis al sol
- 13/05/09 Hablemos de las pensiones