OPINIÓN
Redacción

francisco_delatorre.jpg14/03/11. Opinión. Después de una semana tan atribulada y ante los tiempos de extrema hiperactividad que se les viene encima, los candidatos y candidatas del PP malagueño bien se merecen unos momentos de relax. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ha hecho esta...

OPINIÓN
Redacción

francisco_delatorre.jpg14/03/11. Opinión. Después de una semana tan atribulada y ante los tiempos de extrema hiperactividad que se les viene encima, los candidatos y candidatas del PP malagueño bien se merecen unos momentos de relax. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ha hecho esta pequeña selección de canciones de la Movida que, a pequeñas dosis, pueden fortalecer la autoestima y ayudar a pasar algunos tragos.

EL listado de canciones se ha seleccionado según unos criterios básicos. Producción nacional, letras en español, y canciones emblemáticas de una época brillante, la Movida, comparable a esta que representan con todos los merecimientos Francisco de la Torre, alcalde, y el resto de personas humanas que componen su gobierno municipal. A estas bases se añaden el sentido de la oportunidad y un cierto tono subtextual que siempre enriquece la escucha. Se han quedado al margen contribuciones más radicales de la época, tipo Nekrosis en la poya, de Esplendor Geométrico, o Me gusta ser una zorra, de Las Vulpes, cuya notoriedad tampoco justifica su inclusión, incluso aunque estemos en un contexto político.

PARA empezar el día, nada mejor que algo animoso y desinhibido: Glutamato Ye-Ye y su Todo va dabuten. “Que aquí todo va bien / que todo esto es fetén, / que aquí no se discute / porque todo va dabuten. / Guay, baby, guay! / Aquí todo va rodao, / aquí se parte el bacalao / y que nadie lo dispute / porque todo va dabuten”.

LUEGO viene bien algo más ligero, pero adecuado al momento. Tres clásicos. Uno de Aviador Dro, Programa en espiral, con su evocación del futuro perfecto tan oportuno en periodo diazguirado_bendodo_elmundo.jpgelectoral: “Hemos ido a bailar a la piscina / de simulación de agua marina / cientos de hologramas de pequeños peces / se enredan en tu pelo / transformado en redes”. El otro, de Alaska y los Pegamoides, más glamuroso, Vicky: “Vicky canta ópera muy bien, / Vicky sabe cocinar también / Yo me baño en su piscina / Mientras me da dexedrina, / Vicky siempre sabe de qué hablar”. Rematar con Radio Futura es indispensable, Escuela de calor además sirve de transición a la siguiente fase: “Vas por ahí sin prestar atención / y cae sobre ti una maldición. / En las piscinas privadas las chicas / desnudan sus cuerpos al sol. / No des un mal paso, no des un mal paso, / esto es una escuela de calor”. (Qué grandes los Auserón, capaces de vaticinar la vida urbanística en Málaga).

EL tránsito por asuntos más serios, pero tratados con ligereza, es necesario en la vida política. Para esto, tres canciones. Un clásico, de los primeros éxitos de Nacha Pop Déjame algo: “Tengo el corazón doblado / déjame el tuyo / quiero ser sincero / pero cuando hablo no consigo decir la verdad / Estaré contigo en cualquier rincón / cantando para ti / si quieres reírte te puedes reír / aunque sea de mí”.

OTRO asunto para la reflexión, pero con la solución ligera incluida. Sindicato Malone, Sólo por robar: “Agentes de Ia CIA / y de la KGB /controlan mis llamadas / y ven a mi mujer. / Los de la Cosa Nostra / me atacaron ayer / y ahora aquí en Lahore / me acosa la Unicef / Y sólo por robar / una bomba de neutrones / 25 portaviones / y un reactor nuclear”.

PARA alivio supremo, una canción enfocada a pensar en los otros en la consciencia plena de que, Francisco de la Torre, por ejemplo, jamás podría verse reflejado. Un tema poco conocido, pero exquisito, de Esclarecidos, Los pies fríos: “Su mundo es más falso que Judas/ no se lo cree ni él / pero yo sigo esperando porque un buen día / del guindo se va a caer”.

ACABADO el tránsito por lo más serio, llega el momento del ocio, del encuentro con las marivi_romero.jpgamistades cercanas, en una dimensión mundana, mucho más cercana a los asuntos sociales que a los políticos. Ni pintada viene aquí El botellín, de Trastos: “Un botellín / una potacola / ponga otra copa / qué hago yo aquí. / Qué hago yo aquí / esto es un bar / una minipimer / ocho pesetas / qué vida mas dura / qué traicionera / no me queda un pavo / vaya pasada / qué hago yo aquí. / Tu eres mi amigo / ocho pesetas / yo soy tu amigo / ocho pesetas / tómate una copa / cantando todos juntos /como la gozamos. / Estos cubatas / son de garrafa / no pegan nada /pon una nota / sigo tan sobrio / págate algo, / ¿dónde está mi bici? / ora pronobis / no sé donde estoy. / Un botellín / ¿treinta pesetas? / esto es un atraco / es la inflación”.

PARA finalizar por todo lo alto, nada mejor que Kaka de Luxe, con la canción que abrió las puertas a la gloria al pop español: Pero qué público más tonto tengo. “Decididamente / no sé por qué aguanto a esta gente / que la tengo enfrente / y qué maldita la gracia que me hace seguir / en esta palestra / aguantando a un montón de bobos, / a un montón de lelas, / y qué maldita la gracia que me hace seguir, / es insuficiente, / no os pienso seguir la corriente, / no os ponéis calientes, /y qué maldita la gracia que me hace seguir. / Pero qué público más tonto tengo, / pandilla fina me ha caído a mí, / de los dioses heredero directo / y soportando vuestras feas caras de gilís. / Pero qué público más tonto tengo, /pero qué público más anormal, / yo estoy aquí y canto lo que quiero / y si queréis más dejo de cantar. / Yo no os aguanto, / cada vez que os veo / vomito en alto el asco que me dais, / os mando al guano / y me quedo tan fresco, /y o sigo aquí, / vosotros ahí estáis”.