Insta al equipo de gobierno local a que preserve la cárcel abandonada de Cruz de Humilladero como “inmueble público”

26/10/12. Sociedad. Ayer EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com detalló quiénes eran los responsables de la Universidad Católica San Antonio de Murcia, que pretende instalar un campus en Málaga. También quiénes son los responsables, por ende, de facilitarles el camino. Hoy, este medio continúa desgranando las relaciones entre los ‘kikos’ (poderosos neoconservadores cristianos), y el Partido Popular. En el pleno municipal de ayer fue el grupo de Izquierda Unida, desde la oposición, quien presentó una moción urgente en la Casona del Parque para evitar la privatización de este inmueble.

EL grupo plenario de Izquierda Unida presentó ayer en el consistorio municipal una moción urgente aludiendo a lo preocupante que resultaba la posible “concesión de un edificio de titularidad pública” a unos empresarios particulares. La moción, presentada por Moreno Brenes, portavoz del grupo plenario de Izquierda Unida, Eduardo Zorrilla, portavoz adjunto, y Antonia Morillas, concejala por dicha formación, se referían a la abandonada cárcel de Cruz de Humilladero y al interés que José Luis Mendoza y su fundación habían mostrado por reconvertirlo en sede de su universidad privada, la UCAM (Católica San Antonio de Murcia).

LA formación de izquierdas hacía referencia a algunos antecedentes como el acontecido en la localidad alicantina de Sant Joan. Allí, el ayuntamiento, también regido por el PP, hizo cesión de una parcela de 50.000 metros cuadrados a esta entidad con el fin de abrir una sede de la UCAM. Lo hizo sin percibir contraprestación alguna, aunque Mendoza afirmó que donaría millones al municipio para que se invirtiesen en obras sociales. Claro que esto no consta en el convenio ni en ningún documento firmado, según destacaron periodistas alincatinos.

NO hay que perder de vista que también existen precedentes en la Costa del Sol, como el del Instituto San Telmo. Organización educativa privada a la que el Ayuntamiento de Málaga cedió la finca de Teatinos gratuitamente a cambio de la conservación y mantenimiento del edificio y los jardines, y justificando la operación en los beneficios económicos que genera para la ciudad el movimiento de alumnos y empresarios que acuden a los cursos de especialización y master que imparte San Telmo.

LA afinidad entre la universidad de los “kikos” y los populares no sorprende, teniendo en cuenta que ya hace apenas unos años el expresidente José María Aznar fue nombrado doctor “honoris causa” y responsable de una cátedra en “Ética política”.

Antiabortista

“ERA un objetivo primordial de esta universidad formar médicos en los valores éticos y morales del cristianismo, donde se constata la defensa de la vida como un valor fundamental”. En estos términos se refería a los medios hace meses el máximo responsable de esta universidad privada. José Luis Mendoza arrancó el motor de la misma en el año 96, cuando un colectivo de devotos laicos (Fundación San Antonio) tomó consciencia de las palabras que el Sumo Pontífice había pronunciado seis años antes, una constitución apostólica mediante la cual el Papa instaba a cardenales y a obispos a que creasen y fomentasen las universidades católicas. La Fundación comenzó a proponer la posibilidad a la diócesis de Cartagena de abrir esta universidad. En esa coyuntura, el obispado cedió el antiquísimo monasterio de los jerónimos de San Pedro de Ñora a la recién constituida fundación y la titularidad de la universidad que allí se erigiese por 50 años a José Luis Mendoza, presidente de dicho colectivo. El monasterio, tras restaurarse con una millonaria inversión (unos 14 millones, según apuntaban otros medios como El País), acogió el nacimiento de la nueva entidad educativa, que sólo hace tres meses percibió la autorización para desempeñar una de las labores para la que realmente se constituyó: formar médicos “en contra de la cultura de la muerte, la eutanasia y el aborto”.

LA UCAM había visto con perplejidad cómo durante un lustro, año tras año, el Ministerio de Educación bloqueaba el permiso a la institución para impartir Medicina, aludiendo a la falta de instalaciones. El Gobierno del Partido Popular desbloqueó el proceso y hace tan sólo un trimestre la institución celebraba la incorporación de su nuevo plan de estudios, en proceso expansión. En sus proyectos de ampliación, no sólo Málaga está en el mapa de Mendoza. También Alicante, a la que ya nos hemos referido, donde ya existen dos instituciones públicas (la Universidad de Alicante y la Universidad Miguel Hernández) que tendrán que competir con la oferta que la UCAM quiere trasladar a la costa levantina: Medicina, Enfermería, Fisioterapia y Magisterio.

A día de hoy, la UCAM presume de ser la única institución educativa en España que prepara a sus alumnos de grado en Medicina para el MIR. Y también presume de formar médicos que puedan realizar una labor “constructiva de ayuda al ser humano”.

PUEDE leer aquí otras informaciones relacionadas:
- 25/10/12 El ultracatolicismo de los ‘kikos’ pregunta cuánto cuesta la antigua cárcel de Cruz de Humilladero para asentar su universidad en Málaga