Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
smodaMUJERES. 03/11/11. Asun Gandarillas Solinís. El diario El País lanzó hace unas semanas un suplemento de moda dirigido al sector femenino de su mercado. La bloguera Asun Gandarillas escribió este análisis que Mujeres / EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com reproduce...
smodaMUJERES. 03/11/11. Asun Gandarillas Solinís. El diario El País lanzó hace unas semanas un suplemento de moda dirigido al sector femenino de su mercado. La bloguera Asun Gandarillas escribió este análisis que Mujeres / EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com reproduce por su interés.

‘S Moda’ o cómo el diario El País potencia los estereotipos de género

TENGO en mis manos el ejemplar nº 1 de la revista S Moda que El País ha tenido a bien vender los sábados con el periódico (dicen que lo regala, pero hay que adquirirlo por 30 céntimos más).

TENGO tantas cosas que decir sobre el tema y tanto malestar que no sé por dónde empezar.

LO primero es comentar lo obvio: que esta revista, creada sólo para las mujeres, mantiene y potencia el estereotipo de género femenino. Y que los estereotipos de género están en la base de la violencia de género.

YA lo dice el director del periódico en la página 18 (primer escrito con el que te encuentras tras anuncios y anuncios en los que las mujeres son las protagonistas) en un texto que titula “Brevísima consideración sobre la moda y usted”. Y el usted, en este caso, somos exclusivamente las mujeres. Porque ya se sabe que las mujeres tenemos una vacuidad dentro de nosotras que nos lleva a deleitarnos con hojas y hojas (135 páginas) de publicidad y 24 páginas de texto, con los siguientes contenidos.

1. "Obsesionadas con la eterna juventud". Después de 25 páginas de publicidad con mujeres Barbies, jóvenes, delgadas, perfectas y sumisas en muchas ocasiones, nos dice: “Muchas smoda1mujeres incapaces de hacerle frente a la edad entran en una espiral de tratamientos de estética que las convierten en guerreras de la lucha contra el tiempo. Una adicción a los retoques que, según dicen los especialistas, sólo se cura con terapia”. “Ya existe un término que define la incapacidad de hacer frente a la edad: permayouth”. O sea, que nos muestran las 135 páginas a todo color de modelos femeninos que se supone hay que alcanzar, el periódico gana una pasta gracias a esta publicidad (¿vive del género femenino?), las mujeres nos dejamos llevar por ello (la presión es fuerte, difícil saltárselo) y después resulta que tenemos una enfermedad, ya se le ha puesto nombre y todo, y finalmente acabamos en terapias varias. Pues sí que es rentable para la sociedad mantener el estereotipo femenino, aparte, claro, de otras consideraciones interesantes para el otro género.

2. ¡La demencia estética de Gadafi! Único momento en que se incluye un personaje masculino con predilección por la estética (bótox, implantes capilares y túnicas) y se le etiqueta de demente por ello.

3. “Los detalles más femeninos de Carme Chacón”. ¡Vaya! menos mal que no era un “marimacho” con eso de gobernar a militares. Por cierto, si navegas por internet para ver lo que se dice de esta revista, la única crítica que he encontrado tiene que ver con esta entrevista, ya que parece que las piernas de nuestra Ministra están puestas al revés. Por cierto, pinchando en el enlace podemos ver cómo han puesto la foto de la ministra, sin cabeza, cosa muy frecuente en la publicidad, el mostrar trozos del cuerpo de mujeres (un trasero, pechos, unas piernas... pero, ¡por favor, que se trata de una ministra!).

4. “Sarah Jessica entra en faena (…) En su rostro no hay rastro de bisturí. Y si lo hubiera, el médico hizo su trabajo con esmero”.

5. “El ejercicio de la fantasía”. Habla sobre moda.

6. “Los años setenta ya son elegantes”. Tiene un apartado que se titula “Armas de mujer” manteniendo la creencia de que el poder femenino está en su aspecto (cuerpo, vestimenta), en su capacidad para la seducción (“para marcar el paso al ritmo del poder de la seducción”). Continuamos creando mujeres para los hombres. ¡Y en pleno siglo XXI!

7. “¡Todo arriba! Esta temporada ponemos cada cosa en su sitio: alzamos los pómulos y el pecho, levantamos el trasero y ensalzamos nuestra actitud positiva (…) innovadoras intervenciones estéticas...”. “Nalgas en su sitio...Una silueta bien formada exige una bonita retaguardia y unos glúteos diez” (¿retaguardia tiene que ver con la guerra y por tanto con el poder, de nuevo, poder a través del cuerpo?)

8. “Ojos de gata”. Ya sabemos lo que gusta al patriarcado asimilar a las mujeres con animales, por cierto, siempre con una connotación negativa (gata, perra, ballena, zorra, coneja...).

9. “Para presumir ¿Hay que sufrir? Pegar un gritito merece la penaerotica_poder... de vez en cuando. Repasamos con expertos médicos los tratamientos estéticos más punteros, clasificándolos según el grado de molestia. En ciertos casos los que mejor actúan son los que más duelen”. “Para blandas”: sujetadores, presoterapia, termoterapia, rediofrecuencia. "Para valientes”: ácido hialurónico, terapia subdérmica, cavitación, mesoterapia. "Para heróicas": abrasar la piel, inyecciones que hacen daño, ultrasonidos y radiofrecuencia para una cintura de avispa o unos estiramientos de la piel que duelen. 

10. "Anatomía de un recogido".

11. "Obsesión rubia". "Una especie superior, sofisticada y consciente de su imagen. Así define L.E., directora ejecutiva, a las rubias neoyorquinas. No se refiere a las de nacimiento. Habla de las teñidas". Vamos ya por la página 162 (el estudio lo estoy haciendo en orden de páginas). Ahora, de pronto, nos aparece otra enfermedad: "La obsesión tiene nombre: blondarexia. Y, según los expertos, el afán por la decoloración esconde algo más. Se trata de una psicopatología relacionada con la imagen personal, define Miguel Ángel Ramos, psicólogo. Y además se puede llegar a asociar con otros desórdenes. Muchas blondaréxicas son también tanoréxicas (toman el sol o los rayos uva en exceso) u ortoréxicas (se obsesionan con comer sólo alimentos libres de pesticidas, herbicidas y componentes artificiales), y algunas se han sometido a varias operaciones estéticas. Sus hábitos alimenticios suelen ser malos. El especialista atribuye estos problemas a una baja autoestima"... "El pelo claro significa poder"..."El pelo dorado sigue siendo un arma de seducción" (seguimos con lo mismo)..."Las rubias tienen un alto nivel de estrógenos. Pero ese color no es el único indicador de feminidad. Una cintura pequeña, un cutis perfecto, una gran energía y un cuerpo en forma son signos de fertilidad. Pero claro, siempre es más fácil decolorarse el pelo que ir al gimnasio tres veces a la semana". Señores, tener cultura, inteligencia, poder, estar gorda, ser fea, también son signos de feminidad. Porque ser mujer no es alimentar el estereotipo que nuestra sociedad dice. Como dice Gloria Martín en la letra de la canción que muestro al margen del blog: “Mujer, si te han crecido las ideas, de tí van a decir cosas muy feas...pensar es altamente femenino”.

12. “Los Arzak en su salsa”.

13. “Mi madre, Autrey”.

14. “El refugio de Stuart Vevers” (director creativo de Loewe).

EL resto es publicidad completa o textos impregnados de ella.

PARA ver el artículo sobre Carme Chacón: AQUÍ

PUEDE ver aquí anteriores publicaciones de Mujeres / EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com

- 05/10/11 ¿Por qué hacer el suplemento ‘Mujeres’?
- 05/10/11 Yolanda Domínguez: cómo aprender a fingir orgasmos
- 05/10/11 El futuro de la mujer romaní en Europa
- 05/10/11 El crepúsculo de los dioses
- 05/10/11 La sexualidad, una cuestión de ensayo y error para valientes