Mª Carmen Falcón, presidenta de los vecinos de El Candado: “Mi familia sufre asma bronquial desde que vivimos aquí”

Mari Carmen señala la chimenea de la cementera

01/03/07 MÁLAGA. Los habitantes de La Araña no son los únicos que están desesperados a causa de Financiera y Minera. En la urbanización de El Candado también sufren los efectos perniciosos de las emisiones contaminantes de la fábrica cementera dirigida por Álvarez-Cascos

Mª Carmen Falcón, presidenta de los vecinos de El Candado: “Mi familia sufre asma bronquial desde que vivimos aquí”

Mari Carmen señala la chimenea de la cementera

01/03/07 MÁLAGA. Los habitantes de La Araña no son los únicos que están desesperados a causa de Financiera y Minera. En la urbanización de El Candado también sufren los efectos perniciosos de las emisiones contaminantes de la fábrica cementera dirigida por Álvarez-Cascos. Mª Carmen Falcón, presidenta de la asociación de vecinos, denuncia la dejadez de los poderes públicos y el silencio de los medios de comunicación ante lo que considera “un problema de salud pública”. Con la ampliación del horno de fábrica –114 metros, la construcción más alta de Málaga– desde El Candado ya se ve de donde nacen las nubes de cemento que, a merced de la dirección del viento, terminan posándose sobre sus casas cubriéndolo todo rutinariamente con capas de manto gris. Suciedad, ruido, destrozos arqueológicos, insuficiencias respiratorias… Mª Carmen explica a EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com cómo es la vida junto a unas instalaciones a las que ha declarado la guerra. No es de extrañar. Toda su familia sufre problemas respiratorios desde que viven en El Candado y a ella no le cabe duda a qué se debe tanta coincidencia.

“SOLAMENTE sé una cosa: en casa somos cuatro personas, ninguno –los informes están en el Hospital Civil– sufría asma bronquial hasta que hemos llegado aquí. Ahora los cuatro estamos con insuficiencias respiratorias. Los síntomas empezaron una vez que vinimos a vivir a El Candado, gradualmente. He consultado con nuestro alergólogo y me ha confirmado que evidentemente las emisiones de la fábrica no ayudan, que tampoco puede decir que el problema no se deba a la fábrica, pero claro, cosa diferente es que lo ponga por escrito”, explica Falcón al tiempo que pasa el dedo por una de las verjas de su casa y con el dedo gris apunta, “esto lo hemos mandado a analizar: es cemento”.
 

FALCÓN admite que asumió la presidencia de la Asociación de Vecinos a causa de la actividad de la fábrica de Financiera y Minera. “Es mi principal objetivo porque creo que ya es un problema de salud pública. No sólo afecta a nuestras propiedades, que hace que pierdan valor, es un tema muy serio que nadie se ha puesto a estudiar como se debería hacer”.

 

LA presidenta de los vecinos de El Candado enumera las afecciones que les produce la fábrica: “Todo lo que está en el exterior lo destroza. La vegetación tiene una capa de cemento que no la despeja el agua. Es que no es polvo, es cemento que ha cuajado con el rocío y se ha pegado a la planta con lo cual no puede realizar la fotosíntesis y las plantas no crecen. Por eso tampoco los coches pueden dormir fuera porque en una sola noche ya están recubiertos por una capa rugosa que no se quita con un producto normal. No es algo ocasional, da igual que lo limpies hoy porque mañana ocurrirá lo mismo. Además del ruido: un ronroneo potente, industrial que puede durar toda la noche. Además, han acabado con cuevas prehistóricas porque se asienta en un zona de alto valor arqueológico”. 

LA situación de la fábrica es, a juicio de Falcón, insostenible y desconocida para el conjunto de la población malagueña: “No sé si es trato de favor o dejadez, a lo mejor es una dejación de funciones, lo sabe el Ayuntamiento y la Junta, nuestros escritos y denuncias están ahí y no se toman medidas. No nos olvidemos de que la fábrica está en el casco urbano de Málaga. No respetan los límites de emisiones y encima le dejan hacer la burrada que han hecho ¡sin necesidad de informe de impacto medioambiental cuando el impacto visual es terrible, que se ve desde Torremolinos! Se les ha permitido quemar cualquier cosa, incluso neumáticos, no nos dan las mediciones que continuamente estamos pidiendo por escrito. Yo de verdad no sé qué confianza podemos tener en los poderes públicos actuales… estamos en un caso de David contra Goliat”. 

RESPECTO al trato con la dirección de Financiera y Minera, la presidenta vecinal explica que alguna presidencia anterior “ha acudido a algunas jornadas en defensa del medio ambiente que, es gracioso, organiza la fábrica. Nos invitan, pero como comprenderán no podemos acudir. Nosotros les invitamos a que vengan aquí y que vean nuestras casas, pero claro, no vienen. Y sí, también dicen que hay gente a las que les han pagado la limpieza de sus casas, pero claro nosotros no pensamos que esa sea la solución: que nos limpien las hamacas del jardín, que por cierto las hemos tenido que cambiar dos veces. La solución no está en que usted me pague la limpieza sino en que usted no emita lo que no debe emitir”. 

PUEDE leer aquí otras noticias publicadas anteriormente sobre la fábrica de cementos Goliat de La Araña, de Financiera y Minera: