OPINIÓN. Mutatis Mutandis. Por José Damián Ruiz Sinoga
Profesor de la Universidad de Málaga

ruiz_sinoga13/06/11. Opinión.A nueve meses de unas elecciones, poco importará que caiga tal o cual cabeza ahora, si no se tiene claro el libro de ruta con el que presentarse ante el electorado, si no se asume que el sistema de organización actual del partido es ancestral, y que por tanto, habrá que modificar...
OPINIÓN. Mutatis Mutandis. Por José Damián Ruiz Sinoga
Profesor de la Universidad de Málaga

ruiz_sinoga13/06/11. Opinión.A nueve meses de unas elecciones, poco importará que caiga tal o cual cabeza ahora, si no se tiene claro el libro de ruta con el que presentarse ante el electorado, si no se asume que el sistema de organización actual del partido es ancestral, y que por tanto, habrá que modificar estatutariamente todo aquello que acerque a un partido con voluntad de cambiar la sociedad a la misma, porque difícilmente se puede cambiar a la sociedad, si no se cuenta con su respaldo”. El profesor José Damián Ruiz Sinoga publica en su sección de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com un análisis de las consecuencias del resultado de las recientes elecciones municipales del 22-M y, como militante del PSOE, realiza una serie de propuestas para su partido.

Palos de ciego

LOS resultados de las recientes elecciones municipales y autonómicas han dado para muchos artículos y reflexiones, unos basados en el extraordinario triunfo del PP, otros en el batacazo espectacular del PSOE, y una tercera vía argumental, incidente en el surgimiento de un sector de la sociedad que está hasta las narices de una “partitocracia”, que le es ajena salvo cada 4 años, circunstancia en la que por diferentes mecanismos los partidos activan la espoleta de la persuasión para que tras ella, se convierta en voto. Las redes sociales han mostrado un auténtico glosario de calificativos por parte de todos aquellos que han tenido actividad en la misma, e incluso de los que nos hemos sentido en cierto modo atraídos por ella.

CLARO que llevar militando más de veinte años en una organización política, habiendo participado como militante de base cuantas veces se me ha requerido, para terminar seducido por toda una serie de principios básicos y elementales en el marco de cualquier sistema democrático maduro, tiene su aquel, entendiendo por aquel una sosegada reflexión, que evidentemente, no pretende ser concluida en estas líneas.

ES más, haber participado activamente, hace tres años, en lo que se denominó “Alternativa psoeSocialista”, como una respuesta interna de la militancia dentro del PSOE provincial en el marco del “estamos hartos de todo lo que está sucediendo, desastres electorales incluidos, y que el partido mire para otro sitio”,… me permite un cierto plus de conocimiento. (Por cierto, dicha corriente interna, solo obtuvo el respaldo del 30% de la militancia, mientras que la actual ejecutiva provincial recibió un importante consenso avalado en especial por quienes precisamente ahora ponen en tela de juicio su liderazgo. Sorprendente ejercicio de coherencia).

LA realidad es que, tras las elecciones, pareciera como si esta tercera vía ciudadana hubiese pasado a segundo plano en las diferentes nomenclaturas de los partidos clásicos. Unos y otros gestionan las correspondientes victorias o derrotas respectivamente, bajo la confianza bien de que se desinfle este movimiento, o que si genera alguna sinergia electoral negativa, le afecte al adversario. Mal asunto cuando es precisamente la gente joven, la que se ha involucrado más en este movimiento ciudadano. Es decir, la gente que, desde el punto de vista generacional, tendrá responsabilidades sociales en un par de décadas a lo sumo.

EN cualquier caso, los grandes partidos siguen en lo suyo, aunque desde fuera, puedan remarcarse las líneas maestras de la digestión:

1. Alborozos contenidos. El extraordinario triunfo del PP tanto en la capital de la provincia de Málaga como en una gran parte de los municipios grandes y medianos, unido a que la Diputación pueda gobernarse con mayoría absoluta, ha supuesto que se agoten todas las baterías supletorias de los teléfonos móviles de alta gama. Todos en expectativa de destino, por lo que no toca de ninguna de las maneras salirse del guión, aunque lleves puestas más banderillas que el Fandi. Todo a favor y expectativas en la misma línea. Tras los repartos habrá desencantados, pero es mucho el pastel a repartir, y estaría muy mal visto “rajar” cuando no te han dado tal o cual área de la Dipu, o tal o cual concejalía… cuando pudiera vislumbrarse en lontananza otro reparto aún más suculento.

2.
Castigo a la desidia. Los resultados en la capital ya habían sido avanzados por diferentes encuestas. La consolidación e incremento del PP, y especialmente de Paco de la Torre, no solo obedece a su amplia base electoral, sino también a una desastrosa gestión de las concejalías socialistas. De los 12 concejales electos, 8, esto es, el 75%, abandonaron por diferentes motivos su escaño durante la legislatura, el último incluso en plena campaña. Muy difícil lo tenía la candidata socialista para lograr vencer a los dos grandes estigmas que sobre ella pesaban como una losa. La citada diáspora dentro del grupo municipal socialista, y su papel como representante de una Junta de Andalucía, que precisamente en los últimos tiempos y en relación a Málaga, se ha venido cubriendo de gloria... Y uno es de los que piensa que precisamente gracias al talante de la candidata y su equipo, ha obtenido el mejor resultado de los posibles. Más claro: la debacle podía haber sido mucho peor. Sus declaraciones post-electorales me avalan, y la sitúan en el papel referente del que no había gozado con anterioridad. Y aún estando por ver que el actual regidor abandone o le hagan abandonar (en un plazo no superior a dos años…) la alcaldía, como parece probable, gran tarea tiene María Gámez durante los próximos cuatro años. Y para los que piensan que el trabajo en política no es reconocido por la ciudadanía, que analicen los resultados obtenidos por mi compañero Moreno Brenes. En solitario, compartiendo dedicación también “satisfactoriamente” en la UMA, y ejerciendo de martillo pilón en la oposición municipal. Es decir, dedicándose al papel que el electorado le había encomendado.

3. Alta sismicidad en el PSOE. Mención especial requiere la digestión (por decir algo) de los maria_gamezresultados socialistas. Ahí sí que hay una gran tarea por delante. Achacar el colapso electoral a la crisis, sin reparar en que el voto urbano ya se viene perdiendo desde hace 12 años, por tanto una desconexión con la ciudadanía, latente, unido a un desgaste progresivo de la propia Junta de Andalucía durante y tras el chavismo, es simplemente querer inculpar a la coyuntura de una auténtica crisis estructural, de una crisis ideológica, y de una soberana incapacidad de trasladar un discurso ideológico a un modelo de ciudad, o de territorio… por tanto, a un modelo de sociedad.

A nueve meses de unas elecciones, poco importará que caiga tal o cual cabeza ahora, si no se tiene claro el libro de ruta con el que presentarse ante el electorado, si no se asume que el sistema de organización actual del partido es ancestral, y que por tanto, habrá que modificar estatutariamente todo aquello que acerque a un partido con voluntad de cambiar la sociedad a la misma, porque difícilmente se puede cambiar a la sociedad, si no se cuenta con su respaldo. En pleno siglo XXI pretender creer que el partido es un reflejo de la sociedad es simplemente surrealista, pero aún mas, querer configurar la sociedad a imagen de un partido que adolece de la confianza mayoritaria de la ciudadanía.

Y en todo esto, bien harían los actuales dirigentes en asumir como propias, algunas de las tesis que los movimientos ciudadanos andan debatiendo y defendiendo por calles y plazas, e implementarlas en el ADN del partido.

PUEDE ver aquí anteriores colaboraciones de José Damián Ruiz Sinoga:
- 05/05/11 DLT 3.0