OPINIÓN. Pasados presentes. Por Fernando Wulff Alonso
Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Málaga


20/10/14. Opinión. En esta colaboración con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, el catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Málaga Fernando Wulff Alonso, analiza la carta abierta que un amplio grupo de estudiosos islámicos han dirigido al Califa del Estado Islámico y que pocos medios han difundido. “Vosotros habéis malinterpretado el Islam convirtiéndolo en la religión de la severidad, la brutalidad, la tortura y el asesinato. Como ha quedado demostrado, esto es un gran error y una ofensa al Islam, a los musulmanes y al mundo entero”, cita textualmente de esta carta Wulff en su artículo.

¿Hacia una Yihad contra el Estado Islámico? Sobre una carta abierta de eruditos musulmanes

NO
estoy nada seguro de que se haya conocido y valorado suficientemente la carta abierta que más de un centenar de estudiosos islámicos suníes de África, Asia, Europa y América han dirigido a Al-Bagdadi, el autoproclamado Califa del Estado Islámico (ISIS).

ME parece una muy mala señal que no se haya hecho un esfuerzo serio por darla a conocer, a pesar de que tiene una importancia extraordinaria.

NO es un texto fácil, ni lo pretende, a pesar de que una síntesis en su comienzo haga ver bien sus objetivos, o que en la versión española[1] se desplieguen unas muy correctas notas aclaratorias sobre los conceptos en juego. Es un texto de lo que, si habláramos de cristianismo, nadie dudaría en calificar de excelente teología.

ESTÁ dirigido a Al Bagdadi y a los miembros del llamado Estado Islámico y comienza tomando una cita clásica que introduce en uno de sus sermones Al Bagdadi en la que invita a los musulmanes a aceptar o corregir lo que dice. La invitación se acepta y se procede a una sistemática demolición de escritos, ideas y acciones.

LA importancia del tema se multiplica si consideramos que no se trata exactamente de lo que un cristiano llamaría “corrección fraterna”, sino mucho más en una advertencia precisa sobre el alejamiento y tergiversación del Islam de Al Bagdadi y los suyos, su ignorancia, su deformación de textos y de ideas, y sus acciones contra el espíritu y la letra del Islam y de la Tradición, la Sunna, a la que pretenden pertenecer.

EL
final, que se ve seguido por una llamada a arrepentimiento y vuelta al Islam, “la religión de la misericordia”, no puede ser más claro:

PERO, como se desprende de todo lo que hemos mencionado, vosotros habéis malinterpretado el Islam convirtiéndolo en la religión de la severidad, la brutalidad, la tortura y el asesinato. Como ha quedado demostrado, esto es un gran error y una ofensa al Islam, a los musulmanes y al mundo entero.

PARA los firmantes el Estado Islámico es, entonces, un grupo que se ha alejado del Islam, que lo ha tergiversado, que ha sido guiado por gentes que lo desconocen y que lo desprestigian, y que ni siquiera conocen suficientemente incluso el árabe, la lengua sin la cual no cabe pretender interpretarlo sin deformarlo gravemente.

EL Estado Islámico, afirman, atenta contra principios básicos del Islam e incumple preceptos explícitos como no matar a inocentes, respetar tanto a no creyentes como a creyentes, y, entre estos, tanto a gentes aceptadas generalmente como Gentes del Libro (incluyendo a los árabes cristianos, a los que muy explícitamente reivindican los firmantes) como a los que pertenecen a otras creencias menos comprensibles desde el Islam, como los yazidíes -a los que ellos sí reivindican como Gentes del Libro-, obligar a la conversión, declarar a un musulmán no musulmán, profanar a los muertos, usar a los niños en la guerra o en actos crueles, o coaccionar e intimidar para que se cumplan los preceptos religiosos como ellos los entienden.

TRES conceptos claves más pueden ser útiles para entender el alcance del texto.

EL primero es la reivindicación de la Misericordia como el núcleo del Islam, y una apertura clara hacia los derechos humanos, y, por tanto, el rechazo de la crueldad y violencia que representa el Estado Islámico. Esto se une a una interpretación abierta en este sentido de componentes coránicos, así, matar a cooperantes o periodistas, que deben ser considerados como embajadores y gentes que sirven a la verdad y a la paz, se equipara al crimen de matar embajadores.

EL segundo es la afirmación de que la Yihad misma que pretenden haber emprendido no lo sería, porque la Yihad es siempre defensiva, no es aplicable contra otros musulmanes y requiere de un análisis pormenorizado de objetivos, acciones, métodos, intenciones… en caso contrario puede ser tan sólo belicosidad y crimen. Y es incompatible con la tortura y la crueldad. Lo que haría adicionalmente terrible la cuestión es que fueran capaces, además, de emitir vídeos con decapitaciones y otras brutalidades y de exaltarse a sí mismos y sus acciones asociándolos con Dios, lo que sería, sin más, atribuir crímenes a Dios, lo que es una ofensa directa, un sacrilegio, contra el mismo Dios. Aprovechan, además, para recordar que la más importante del concepto de Yihad es la lucha individual, el esfuerzo por la perfección espiritual, y no la guerra, y la necesidad de historizar el propio concepto de Yihad, asociado en sus aspectos bélicos a las guerras defensivas que el Profeta hubo de sostener en Arabia.

EL tercero es aún más directo: nadie puede proclamar porque sí un Califato, porque hacerlo exige el consenso mayoritario de los musulmanes, y no hacerlo siembra la disensión, un crimen terrible, que de hecho se habría mostrado ya cuando los imanes suníes de Mosul (Irak) no les juraron lealtad y ellos les mataron. Considerarse los verdaderos musulmanes –y eso se asocia a proclamar un Califato y a asesinar a quienes no lo acepten- lleva consigo dejar fuera de ese supuesto verdadero Islam a los mil quinientos millones de musulmanes restantes, lo que sería un acto del todo condenable.

HABLAMOS, como se ve, de una demolición, de una denuncia y hasta de una declaración del Estado Islámico como enemigo del Islam.

NO deja de resultar interesante una adenda al texto en la que se cuenta cómo el Cuarto Califa, Ali, habría escrito en el siglo VIII:

“CUANDO veáis las banderas negras, permaneced donde estáis y no mováis las manos o los pies. A partir de entonces, aparecerá una gente débil e insignificante. Sus corazones serán como trozos de hierro. Tendrán el estado, pero no cumplirán ni pacto ni acuerdo. Ellos llamarán a la verdad, pero no serán personas de la verdad. Sus nombres serán atribuciones de padres, y sus apodos se derivarán de las ciudades. Su pelo estará suelto como el de las mujeres. Esta situación se mantendrá hasta que discrepen entre sí. Luego Dios traerá la Verdad a través de quien Él quiera”.

LA preguntaque se hacen de si no se referiría este texto proféticamente al Estado Islámico no es precisamente ingenua en este contexto.

CONVIENE resaltar, además, que alrededor de Alí se centra la gran separación entre sunitas y chiitas, una figura que comparten ambos, si bien a la vez les separa. En un contexto donde se incita a una perspectiva amplia y no excluyente sobre el concepto de musulmán y se reniega de la violencia no defensiva, cabría preguntarse si no nos encontramos ante una llamada adicional a una participación activa chiita en las luchas contra el Estado islámico coordinada con la rama mayoritaria sunita.

ESTO nos lleva a otra perspectiva no menos importante y a cuyo tratamiento nos da pie también la importante presencia de sunitas africanos en el manifiesto.

ES tan clara la gravedad de la aparición de grupos islámicos brutales como el Estado Islámico, como su potenciación por parte de los medios occidentales, que tienden a ocultar el avance y consolidación de otras perspectivas islámicas muy diferentes. En África esto es un hecho más que notable ¿Extraña que esos medios occidentales que se extienden, con razón, en la crítica al Estado Islámico o a los nigerianos Boko Haram  callen el avance masivo en África de un Islam muy distinto representado, por ejemplo, por ramas sufíes con gran protagonismo de poblaciones y líderes subsaharianos? Y a ellos Boko Haram y otros les parecen no menos alejados del Islam y no menos sacrílegos y peligrosos.

UNA pregunta importante es si la llamada de la Carta Abierta a que los musulmanes protagonicen directamente la oposición a estos grupos que para la gran mayoría de los musulmanes del mundo son una deformación brutal de, e incluso un crimen contra, el Islam, no acabará prendiendo también en África.

Y otra es si la tendenciosidad de lo que se escribe y de lo que se silencia, bien representada también por el propio silencio ante el manifiesto que comento aquí, es una estrategia inteligente, y si sirve para otra cosa que para azuzar conflictos y demonizar gentes a las que se perfila así globalmente como enemigos. Cabe preguntarse, como siempre, a quien le beneficia todo esto, e incluso si el beneficio a corto plazo de, primordialmente, Estados Unidos e Israel, no se convertirá, como en tantas otras intervenciones suyas en el mundo islámico (Afganistán, Irak, Siria…), en armas que se vuelven, multiplicadas, contra sí mismos.

CABRÍA esperar que Europa, que alberga tantos musulmanes en su seno, comprendiera las cosas de otra manera y no se dejara llevar por un camino así.

[1] http://lettertobaghdadi.com/translations/spanish.pdf

PUEDE ver aquí anteriores artículos de opinión de Fernando Wulff:
- 25/07/14 De Estepa a la Antigua Grecia: notas entre el clan y la ciudad
- 24/06/14 De la niña que habla desde el escenario
- 26/05/14 Para una teoría del idiota. A propósito de urbanismo, patrimonio marítimo, Nereo, Málaga
- 21/04/14 De cómo muchos somos judíos. Sobre Joseph Roth, nacionalismo, historia, Massada, Israel
- 11/03/14 
¿Hay algo más extraño? Sobre la aparente lejanía de las distancias culturales
- 03/02/14 GoraTartessosaskatu!
- 27/12/13 Notas sobre crisis de legitimidad. Una reflexión no casual desde el postfranquismo y la neo-democracia
- 24/10/13 Cuando los catalanes se enfrentaban a los faraones egipcios y otras notas tristes
- 23/09/13 Mis divisiones del PSOE y otros asuntos carcelarios
- 05/02/13 Cosas que nunca le dije a Saborido: sobre organizaciones, corrupciones y las cosas de la izquierda
- 19/12/12 Catástrofes pre-Wert: notas sobre la universividad del potito

PUEDE ver aquí más artículos pinchando en las relacionadas de esta columna:
- 24/07/12 Senadores y estafadores o la verdad finalmente desvelada. Con una nota consoladora de Samosata