Desprecio por los malagueños que hacían cola desde horas antes engañados por la falta de anuncios que indicaran las pocas entradas a repartir. Ineptitud del jefe de prensa. Sólo entregan 240 entradas cuando el aforo del teatro es de 1.104 butacas

Desprecio. Los malagueños que trabajan en la opera también fueron obligados a hacer cola porque solo les dieron una invitación para sus familiares

Antonio Sánchez,  jefe de prensa del Cervantes, asegura que “esas eran las entradas que se podían repartir, que se trata de un ensayo de trabajo” (?). Pero asegura en un comunicado que solo van dos críticos a la función de ensayo (?)

“Están engañando a la gente”, asegura una señora a las puertas del teatro. Según pudo saber EL OBSERVADOR, testigo presencial de los hechos, ninguna de las 240 invitaciones que se entregó a los malagueños que se agolpaban a las puertas del Cervantes era para el patio de butacas, con capacidad para 400 localidades. Estaba reservado solo para los ‘amigos’. Sánchez indicó que “en la mitad de esa zona habrá una mesa” y que “el ‘gallinero’ estará cerrado” (?)


02/11/17. Opinión. El Teatro Cervantes se reservó unas 712 entradas para repartir entre sus ‘amigos’ para el ensayo general de la ópera ‘Turandot’, que tuvo lugar ayer miércoles. Indignación. Desprecio. Engaño. Son palabras que definen la actitud de la dirección de un teatro municipal (José María Vigar es su máximo responsable) que anuncia a bombo y platillo que abre el ensayo general de...

...la ópera a todo el público de la ciudad mediante el reparto de entradas gratuitas y luego se reserva casi todas, y la mejor zona de la sala, el patio de butacas, íntegro, para repartirlas a dedo entre los ‘amigos’: concejales, políticos, empresarios, etc. Solo dan 240 entradas para el ensayo entre los malagueños cuando el teatro tiene un aforo de 1.104 localidades, según se recoge en su página web (AQUÍ). Solo las primeras 120 personas que se agolparon a primera hora de la mañana del pasado martes (algunos llegaron a las 6:00 horas) pudieron conseguir dos invitaciones para el espectáculo. Las taquillas abrieron a las 11:00 horas. Los que trabajan en la ópera también hicieron cola porque solo les dieron un pase para sus familiares. Unas 150 entradas en total entre los miembros del coro y de la orquesta, según afirmaron los propios participantes. Lamentable. Por lo que aún quedaban unas 712 entradas. Antonio Sánchez, jefe de prensa del Cervantes, asegura que “aproximadamente 250” eran las entradas que se podían repartir puesto que se trata de un “ensayo de trabajo”, pero después en un comunicado aseguraba que solo dos redactores o críticos iban al ensayo (?). Esta revista no pudo conseguir una acreditación porque Sánchez le exigió que dijera incluso el cuándo, el cómo, el quién, el tamaño y en dónde se iba dar la crónica de la función. Libertad de prensa, claro. Por todo esto, unas 712 entradas habrían quedados libres para ser repartidas entre los ‘amigos. “Están engañando a la gente”, aseguraba una señora que se encontraba en la cola. Según pudo conocer esta revista, no se estregaron invitaciones para el patio de butacas, la mejor zona de la sala, 414 localidades en total. Según indicó Sánchez, “la mitad de ese espacio se dedicará a una mesa y el ‘gallinero’ también estará cerrado”. Es una información de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

DESPRECIO hacia los malagueños. Con más de un millar de butacas cuenta el Teatro Cervantes de Málaga, 1.104 según figura en su página web (AQUÍ). De las cuales solo unas 240 invitaciones fueron entregadas el pasado martes a los ciudadanos que hacían cola para asistir al ensayo general de la ópera ‘Turandot’, que tuvo lugar ayer a las 19:00 horas. Las representaciones serán mañana y el domingo, pero las entradas se agotaron rápidamente en cuanto salieron a la venta. El precio oscilaba entre los 75 euros de la zona A, patio de butacas, plateas y palcos del primer piso y los 22 euros de la zona D, donde se encuentran las butacas de menor visibilidad.

UNA de las primeras personas que llegó para conseguir su invitación del ensayo general decidió crear números para repartir entre los cientos de malagueños que se fueron agolpando en la plaza del teatro. Se repartieron unos 400 números. Pero las invitaciones se quedaron en el número 120. Que a dos entradas por persona, hace un total de 240 localidades. Una mujer sale indignada con el número 122, quedándose a sólo dos números de conseguir los pases. “Esto es vergonzoso, han parado de dar invitaciones en el número 120, con lo grande que es el teatro no se entiende cómo han dado tan pocas entradas. Están engañando a la gente”.


ENGAÑADO se sentía también un señor que llegó a las 11:15 horas. Pregunta a la conserje por las invitaciones. Viene desde Benalmádena. Y asegura que el lunes por la tarde acudió al teatro para saber cuándo podía conseguir un pase. Le dijeron que las taquillas abrían a las 11:00. Lo que desconocía es que habría gente esperando en la puerta desde las 06:00 de la mañana. Ruega a la conserje del Cervantes que le consiga una entrada, quien le dice que no puede hacer nada. Cara de desilusión y otra vez viaje de vuelta a Benalmádena.

UNA de las personas que trabaja en el coro, R., indica que “solamente han repartido hasta el número 120, ahí han dejado de dar entradas. No sé cuantas invitaciones había. A mí me habían dicho que daban para repartir unas 300. A cada coralista le dan una entrada. Entre los miembros del coro y la orquesta son unas 150 invitaciones. E imagino que para la gente del Ayuntamiento también habrán dejado entradas. Gente que luego además no irá. Pillan butacas y no van. Yo he llegado tarde. Tengo una por trabajar en el coro y quería conseguir alguna más, pero no he llegado a tiempo”.

“A cada uno de los que trabajamos aquí nos han dado una entrada, pero tampoco somos tantos. Unas 75 personas de coro, 18 de figuración, unas 150 personas en total. A lo mejor es que no quieren ocupar los palcos porque son más caros”, indica P., del equipo de figuración. Que desde las 10:30 hacía cola para intentar conseguir al menos una invitación más.


INCOMPETENCIA. El jefe de prensa del Teatro Cervantes, Antonio Sánchez, asegura que se han entregado las entradas que se podía, “unas 250 aproximadamente”, al tratarse de “una jornada de trabajo”. Después de que esta revista le solicitase una acreditación mediante correo electrónico el pasado lunes, contestó diciendo que “en principio no dispongo de entradas-butacas de prensa para los ensayos generales”. Por lo que una de las redactoras de esta revista intentó conseguir la invitación haciendo cola como otros tantos malagueños, sin éxito. Después de mantener un encuentro con Sánchez, en el que se le indica que no entrega una acreditación a esta revista porque no quiere, el jefe de prensa del teatro envía un nuevo email ofreciendo un nuevo dato revelador. Solo “un par de entradas del ensayo se han entregado a cronistas de medios generalistas”. Por lo que quedarían unas 712 localidades sin adjudicar si restamos las 240 repartidas entre los malagueños, las 150 entregadas a los que participan en la obra y las dos que se entregan a dos cronistas de medios. Sánchez exige entonces una justificación completa de cuándo y cómo se publicaría la crónica de esta revista para “remover Roma con Santiago” y conseguir un pase para EL OBSERVADOR. Alucinante. Esta revista ni contestó.

[ANTONIO Sánchez, jefe de Prensa del Cervantes, es un polémico personaje que dio que hablar desde que inició su andadura en el teatro municipal de la mano de su anterior director, Salomón Castiel, actual responsable del centro cultural de la Diputación de Málaga La Térmica. Su contratación estuvo rodeada de una gruesa bronca (Salomón Castiel mintió al Consejo de Administración del Teatro Cervantes al negar hasta en tres ocasiones que conociera al nuevo jefe de Prensa cuando llevaba meses negociando con él), como casi todo lo que rodeó la gestión de Castiel (El jefe de Prensa del Cervantes, Antonio Sánchez, niega haber acordado su contratación con Castiel antes de ganar el concurso). Incluso colegas de profesión cuestionaron su forma de acceder al puesto de trabajo que ocupa (Periodistas aspirantes al puesto de jefe de Prensa del Cervantes piden la repetición del concurso público tras conocer que Castiel negoció antes con el ganador las condiciones de su contratación), y su contratación marcó el final de la era Castiel (Salomón Castiel sigue al frente del Cervantes a pesar de la extinción de su contrato y admite que negoció la contratación del jefe de prensa del teatro, Antonio Sánchez, antes de que la plaza saliera a concurso)].

TRAS intentar contactar en múltiples ocasiones sin éxito, ya que no quería hablar con esta revista, con Juan Antonio Vigar, director del Teatro Cervantes y resto de entes culturales municipales: Festival de Cine, Teatro Echegaray, Cinemateca del Albéniz, etc., el gran responsable universal, para preguntarle por qué se entregaban sólo 240 invitaciones a los malagueños para el ensayo cuando el aforo es muy superior, Sánchez contacta con la redactora de nuevo y le reitera que “se trata de una jornada de trabajo donde la mitad del patio de butacas estará ocupado por una mesa y el gallinero estará cerrado”. Además, el jefe de prensa indica que “entendemos el enfado de las personas que estaban haciendo cola pero se han entregado las entradas que se podía”. Pero no se avisó porque quedaba muy bien hacer creer que se repartirían todas y no unas pocas como acción publicitaria.

EN ningún momento se especificó el número de entradas que se entregarían para el ensayo general ni en la página web del teatro ni en el comunicado de prensa. Solamente se pudo leer lo siguiente: “Invitaciones para el ensayo general del 1 de noviembre (19.00), en taquilla el 31 de octubre (apertura de taquilla: 11.00 h. Dos entradas máximo por persona)”. Hecho que señala el propio Sánchez, que indica que ni siquiera se indicó debido a esas ‘necesidades’ del teatro al tratarse de una “jornada de trabajo”. También deberían poner: “Se repartirán entre los amigos unas cientos de entradas a dedo”.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas con esta noticia:
- 21/07/17 Posverdad o publicidad engañosa. El Teatro Cervantes hace creer en su web que hoy se representará en vivo una ópera en el Museo Ruso cuando en realidad se trata de una retransmisión en una pantalla desde el Liceu de Barcelona
- 30/07/17 El programa ‘Espejo Público’ de Antena 3 utiliza el sensacionalismo y las medias verdades exageradas al tratar las detenciones del mes de mayo en La Palmilla. Los malagueños muestran su repulsa a través de las redes por una imagen ‘desvirtuada’
- 27/06/17 Talas en el Jardín Botánico de La Concepción para facilitar la visión de la representación del musical ‘Hara, el espíritu de la Selva’. Un lector envía imágenes sobre los daños en el parque, consentidos por el Ayuntamiento de Málaga
- 09/06/17 El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Málaga, Raúl Jiménez, gana el Premio Atila Málaga 2017 de Ecologistas en Acción, por las talas de árboles indiscriminadas en la ciudad
- 09/05/17  La tala masiva e indiscriminada en Málaga nos deja sin los beneficios que nos aportan los árboles. Cada día vemos como desaparecen árboles en nuestros barrios, sin que el Ayuntamiento pueda justificar sus acciones
- 06/06/17 La empresa Salsa Larios gana el Premio Atila 2017 a la destrucción del medioambiente que concede GENA-Ecologistas en Acción de la Axarquía. Es galardonada por su proyecto de un campo de golf y 680 viviendas en la costa de Maro, Nerja

- 24/05/17 El futuro de la agricultura tradicional en Maro (Nerja) en peligro de realizarse el megaproyecto urbanístico de la inmobiliaria SALSA (Larios), que acabaría con las labores tradicionales que se practican desde hace 400 años