16/10/13. Opinión. El CAC Málaga estrena una exposición de Kati Heck, la primera para ella en un museo y su primera individual en España. No se sabe por qué dice Francés que su establecimiento es un museo, cuando hasta hace bien poco era un centro de arte o una kunsthalle, dependiendo del momento. El caso es que para afianzar la promo, ha enviado un tuit con un comentario de un cuadro de esta artista en el que sale él, él mismo. Y es pa verlo.

No dirán luego que no se la ponen a huevo para que EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com publique un comentario.



EL director del CAC demuestra una vez más que no se llega a ocupar ese puesto de importancia universal que él tiene por casualidad. Después de anunciar que se inaugura la primera exposición individual de Kati Heck en el CAC Málaga (participó en una colectiva llamada "Ni más ni menos", que tuvo lugar en otra ciudad vecina cuyo nombre es inevitable en esta: Sevilla.)

COMO la promoción se basa, sobre todo en buenas ideas, y luego en la reiteración, días más tarde Fernando Francés vuelve a la carga, envía una foto de una de las obras que se exponen y un comentario que no aclara mucho de la obra, pero todo sobre la artista y su modelo. Dice así: "Kati Keck crea un mundo surrealista en su forma de inventar con sus amigos íntimos como protagonistas".



LA imagen que acompaña muestra una reproducción de unos de sus cuadros, en el que aparecen varios personajes. Entre ellos destaca uno, a la izquierda del espectador. Un tío con gafas, que posa sin boina pero sin soltar la cachava, con su camiseta blanca metida por dentro de su pantalón chino.

HASTA aquí, parece que lo único que Francés ha utilizado de los aspectos fundamentales de la promoción es la reiteración. Por otras intervenciones de Francés, sabemos que su léxico artístico y su dominio conceptual de las cosas del arte es regular, como cuando dijo aquello de que el ready-made es el estilo de Duchamp. Por esta afirmación relativa a Heck de que inventa algo de un modo determinado usando sus amigos íntimos como protagonistas deberían darle la medalla al mérito en el badajo. Se ve que el hombre no ha visto mucho, y ha entendido poco de lo poco, y esta cosa, claro, le parecen especial. De hecho, el mismo Duchamp, con Ernst y Kiki de Montparnasse le podrían servir de antecedente sobre amistades y arte, aunque, evidentemente, no de lo que hace Kati Heck.



POR cierto, ¿se han dado cuenta de lo belga y flamenco que resulta el retrato de Francés en la visión surrealista de Heck? Podría haber sido jefe del CAC como tabernero en Brujas según la visión de esta artista afincada en Amberes. En lo que parece haber calado a su íntimo amigo es cómo es el único del grupo que mira hacia otro lado. Eso es visión perspicua.



PUEDE leer aquí artículos relacionados:
- 08/11/13 Fernando Francés celebra los diez años de su CAC Málaga con una exposición antológica de sus grandes éxitos y una recopilación de sus grandes versiones de realidad modificada