Los colectivos vecinales están en contra de que ocupen con un centro privado y elitista un posible espacio social de carácter polivalente

31/10/13. Sociedad. Tras un año de parón o de discretos contactos mantenidos en bajo perfil, la Universidad Católica de Murcia (UCAM) ha anunciado que en unas semanas reanuda su campaña para quedarse con la antigua prisión provincial de Málaga. Como ya ha informado previamente EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, las asociaciones y organizaciones vecinales de la zona están completamente en contra y piden el edificio para usos sociales.

A pesar de las reivindicaciones vecinales y de las manifestaciones contrarias de los grupos socialista y de IU en el Ayuntamiento, la antigua cárcel de Cruz de Humilladero cada vez tiene menos posibilidades de convertirse en un centro social al servicio, la medida y las necesidades de los vecinos del barrio. La Universidad Católica de Murcia anuncia que vuelve al ataque. Acabado su centro en Sevilla, la entidad retomará los contactos con el Ayuntamiento de Málaga con el objetivo de instalar una sucursal en el edificio que albergó la prisión provincial. Este movimiento promocional que el pasado día 23 de octubre apareciera en Diario Sur es el primero de una segunda fase de su estrategia para implantarse en Málaga, después de una primera, hace justamente un año, en la que consiguieron que el gobierno municipal que encabeza Francisco de la Torre rechazara todas las iniciativas vecinales y políticas para ceder la preferencia a la entidad fundamentalista vinculada al movimiento Neocatecúmeno (los Kikos) y a FAES, la organización ultra de José María Aznar, la más subvencionada por el Estado español.

LAS distintas organizaciones vecinales que operan en el sector abogan desde el primer momento por un centro social de carácter polivalente que preste servicio al barrio, un escenario complejo desde hace décadas, a lo que se suma las dificultades económicas por las que están pasando muchos de sus vecinos a causa del desempleo.

LA inclusión de un centro de estudios privados de alta gama, cuyo alumnado potencial proviene de clases de gran poder adquisitivo y de un marcado carácter religioso y ultraconservador, plantea contradicciones muy serias con un paisaje de la zona: barrios obreros, vecinos de extracción humilde, media de edad muy avanzada, alta proporción de población inmigrante… En otros casos, este es el tipo de iniciativa que oculta una estrategia urbanística de desplazamiento del vecindario tradicional y su sustitución por una población de mayor nivel económico, que demanda y cuenta con viviendas, infraestructuras y servicios más caros.



DECLARABA hace un año Antonio Vega Aguilar, presidente de la Asociación de Vecinos ‘La Cooperación’, sector Cruz de Humilladero’: “No sé hasta qué punto puede ser la prioridad de montar ahí [en la antigua cárcel abandonada] una universidad privada, cuando en Málaga no hace falta”. Además, Vega arremete contra los “proyectos” del consistorio y propone nuevos emplazamientos para dicha institución educativa. “También están vacíos la Tabacalera con su Museo de las Gemas, los terrenos de Repsol…”. El presidente de la asociación vecinal considera que a los vecinos no les “interesa” la instalación de una universidad en el distrito, y recuerda que vienen reclamando bastantes meses la creación en el inmueble de un edificio de usos múltiples.

CIERRA Vega con una declaración que es el eje de la perspectiva de la democracia local: “La función social que determinan ellos, los políticos, la determinamos nosotros, los vecinos y ciudadanos de la zona”. Frente a la política delatorriana de favorecer la expansión y el poder de grupos de presión, empresas multinacionales y abstractas entidades que habitan y operan en las esferas de la macroeconomía o el dominio social, los vecinos hablan de la escala de la persona, de las necesidades de la gente, de la participación y de un poder de decisión sobre lo público que debe descansar en la soberanía popular, como es lógico en democracia.

UNA perspectiva que choca de frente con las estrategias de partidos políticos en connivencia con otras entidades, que dan lugar a situaciones tan sospechosas y llenas de sombras como esta en la que están envueltas Francisco de la Torre, el Partido Popular, los ultraintegristas llamados Kikos, la entidad de extrema derecha llamada FAES y una universidad privada que es la punta de lanza de una educación orientada a la toma del poder por tropas involucionistas que tratan de imponer un sistema totalitario basado en una concepción medieval de la religión y una ideología que actualiza los presupuestos del fascismo clásico al presente.



LA UCAM es una entidad vinculada a dos organizaciones ultras muy conocidas. La secta integrista neocatecumenal conocida como "los Kikos", que en los últimos años de presidencia del líder ultraconservador vaticano Karol Woijtila amenazaron el poder del Opus Dei en la jerarquía romana, y la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, conocida como FAES, una entidad ultraderechista a imagen y semejanza de su fundador y presidente José María Aznar.

LA UCAM es una entidad privada que se dedica a la formación superior, pero, a diferencia de la educación pública, su función primera es adoctrinar dentro de su ideología integrista. En sus propias palabras, tal y como se puede leer en su web: "La UCAM Universidad Católica San Antonio de Murcia pretende como objetivo fundamental garantizar de una forma institucional la presencia de cristianos con vocación docente y evangelizadora en el mundo como un instrumento válido que de repuesta desde la Fe a los grandes problemas e interrogantes de la sociedad contemporánea, de profundo arraigo cristiano". O También: "La UCAM es una Universidad Católica en la que se imparte docencia superior, se forman investigadores y se preparan profesionales mediante la generación y transmisión de la ciencia, la técnica y la cultura, según la verdad racional y a la luz de la fe de la Iglesia Católica; al servicio del desarrollo integral de la persona, la familia y la sociedad, según los principios del Evangelio".

NUMEROSAS fuentes señalan el doble objetivo de esta entidad: posicionarse en el sistema de mercado aplicado a la educación que está imponiendo el Partido Popular por un lado (el negocio sin más), y ocupar los grandes centros de decisión, así como la escala funcionarial de personal adoctrinado en el más estricto fundamentalismo católico. Se trataría, por tanto de que médicos antiabortistas tuviesen peso propio para hacer frente común en la sanidad pública (adiós a cualquier modalidad de interrupción de embarazo, a los cuidados paliativos, a los derechos de los pacientes…), un profesorado ultracatólico se repartiera a lo largo de las diferentes etapas de la educación a fin de ejecutar un adoctrinamiento completo en la ideología más a la extrema derecha del padre, etc.



DESTACA con luz propia en la oferta de la UCAM la Cátedra de Ética, Política y Humanidades, de UCAM-FAES, cuyo director no podría ser nadie más adecuado: José María Aznar. Y el profesorado, un lujo: José María Aznar, Fernando García de Cortázar Ruiz de Aguirre, Edurne Uriarte, José Manuel Romay Beccaría, Jaime Requeijo González, Jaime Mayor Oreja, Ana Pastor Julián, Alberto Recarte, Ana María Botella Serrano, Stefano Zamagni ("Consultor del papa en temas económicos") y Pedro González-Trevijano Sánchez. Los conferenciantes de estos últimos cursos también son altamente representativos: María San Gil, Miguel Ángel Rodríguez, Gabriel
Elorriaga, JaimeGarcíaLegaz, Manuel Pizarro y Elvira Rodríguez.

ESTA es la UCAM a la que Francisco de la Torre, con toda la lógica del mundo quiere poner alfombra roja para su desembarco en Málaga. Es coherente con su ideología y su política. No hay que olvidar que De la Torre es el alcalde que más figuras religiosas ha instalado en la ciudad desde que se instituye el Ayuntamiento, que viaja “a Roma a ver al papa” cumpliendo el sueño de Parálisis Permanente, y que no pone a las subentidades romanas más límite que el horario.

EN el sentido político, Francisco de la Torre ha ido cediendo o vendiendo a precio de amigo cuantas propiedades en forma de suelo o patrimonio le solicitasen grupos de presión o de poder como este UCAM-Kikos-FAES, las entidades católicas en general, el despacho Cremades o, sobre todo, constructoras, promotoras e inmobiliarias. Toda la sensibilidad de Francisco de la Torre hacia este tipo de organizaciones simplemente desaparece cuando se trata de ceder a las peticiones o reivindicaciones vecinales, como en el caso de la cárcel.



LO que lleva a recordar lo que ocurrió en El Palo hace unos años, de lo que se puede obtener alguna enseñanza gratuita. El enésimo y por fin último intento de derribar las casas de las playas del barrio, con el noble fin de vender los terrenos de primera línea de playa a quién sabe quién ni con qué objetivo, acabó en una asamblea que tuvo lugar en el patio del colegio ICET (Instituto Católico de Estudios Técnicos, lo que son las cosas). Allí iba a comparecer ante los vecinos afectados el propio alcalde y varios concejales. Francisco de la Torre finalmente no pudo acudir; en su agenda este acto pudo coincidir con mil cosas de importancia que no son exactamente los problemas derivados de una mala estrategia perpetrada desde las instituciones contra los vecinos. Así que tal reunión no llegó a ser prioritaria en la vida de un alcalde profundamente humano como es este.

LOS vecinos ganaron esta batalla y esta guerra. En esa asamblea, bastante revuelta y que costó sudores sacar adelante al representante municipal, había una pancarta que resumía perfectamente la estrategia vecinal: "Concejal, nosotros tenemos familia y la defendemos ¿y tú?"

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas:
- 08/07/13 El Ayuntamiento de Málaga recupera la cárcel abandonada de Cruz de Humilladero para no enseñársela a los ciudadanos: niega hasta tres veces las peticiones vecinales para visitar las instalaciones
- 16/11/12 La posible llegada a Málaga de la Universidad Católica de Murcia reaviva el debate sobre la educación superior entendida como un suculento negocio de expedición de títulos
- 31/10/12 Los vecinos de Cruz de Humilladero no quieren en su barrio a la Universidad Católica San Antonio de Murcia, que ni siquiera ha presentado una petición formal a la Junta de Andalucía
- 26/10/12 IU se opone a que el Ayuntamiento del PP en Málaga regale la antigua cárcel a la universidad privada ultracatólica de Murcia que quiere formar médicos antiabortistas
- 25/10/12 El ultracatolicismo de los ‘kikos’ pregunta cuánto cuesta la antigua cárcel de Cruz de Humilladero para asentar su universidad en Málaga