El concejal de Izquierda Unida en el municipio Félix Martín explica que solo sería suficiente con cambiar el nombre al Museo de Artes y Costumbres Populares

02/10/14. Sociedad. El pasado mes de agosto, durante la celebración del pleno ordinario, el concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Torremolinos Félix Martín, propuso que el municipio albergase el primer Museo de la Corrupción y el Despilfarro. Para ello, según explicó el edil, solo sería necesario cambiar el nombre del Museo de Artes y Costumbres Populares por el nuevo. Martín continúa con la idea y explica a EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com que el exponente de este museo sería el propio centro, “un mamotreto que no tiene justificación alguna más allá de la megalomanía del alcalde”, y enumera varios escándalos del Consistorio.

“COMO no hay en España un museo de la corrupción éste podría servir para todos los casos que hay en el país. Como exponente principal valdría el propio museo de Torremolinos”, explica Martín, quien en el pleno de agosto presentó esta propuesta ante un indignado equipo de Gobierno, cuyo primer edil es el popular Pedro Fernández Montes.

LA
propuesta de Martín es “cambiar el proyecto de Museo de Bellas Artes y Costumbres Populares de dicho municipio por otro “de contenido más original, que atraerá más visitantes y para cuya colección se pueden recabar piezas en toda España: un Museo del Despilfarro Público y la Corrupción”. En el mismo tono irónico que empleó durante el resto de su intervención, el concejal de IU propuso distintas piezas que podrían formar parte de esa presunta colección: “Un billete de avión a los aeropuertos de Castellón o de Ciudad Real, un trozo de vía del AVE a Osuna, cualquier fotograma de Torremolinos TV, un ejemplar del panfleto privado financiado con dinero público y que sirve de álbum de cromos del alcalde de esta localidad, una Correa y muchos otros ejemplos que podríamos listar si se aprueba esta propuesta”. “Hasta la cena del pescadito”, indica el edil de IU, refiriéndose al encuentro que la delegación malagueña de la Feria Internacional de Turismo, FITUR, organiza antes de que comience el evento y a la que asisten artistas y políticos. A la de este año fueron hasta cinco concejales de Torremolinos. Félix Martín quiso saber quiénes y cuánto había supuesto al erario público. El equipo de Gobierno respondió en febrero que los concejales se habían pagado de su bolsillo “la parte proporcional a la cena”. Cuando el edil de IU exigió facturas, la única respuesta que tuvo fue que “ya las vería en la liquidación de cuentas”. En unos meses.

EN
declaraciones a esta revista, Martín extiende los objetos a exponer y motiva su sarcástica propuesta en la situación actual del Ayuntamiento de Torremolinos, en el que las polémicas se acumulan. Según Martín, ver un expediente en este consistorio “es un auténtico calvario”. Así, con la iniciativa de crear un Museo de la Corrupción, IU Torremolinos denuncia “la falta de transparencia total que existe en el Ayuntamiento”, la discriminación “entre residentes y no residentes” por las ayudas para el pago del impuesto sobre la basura y el gasto en subvenciones que la Diputación destina a Torremolinos en lugar de destinarlos a municipios más pequeños. Subvenciones que el Ayuntamiento torremolinense usa para cubrir las pistas de tenis y de pádel, mientras el mismo Consistorio desatiende la rehabilitación del centro comercial.

EN
la réplica a esta propuesta presentada hace escasos meses, un enfadado portavoz del PP, Ramón del Cid, dijo no entender a qué venía esa propuesta y que, en cualquier caso, el Ayuntamiento de Manilva, cuya alcaldesa y equipo de Gobierno se han visto salpicados por numerosos casos de presunto enchufismo, también debería estar representado en ese hipotético museo. Martín estuvo de acuerdo con el portavoz popular y le recordó que dicha alcaldesa y sus concejales habían sido expulsados de IU, y que, precisamente, las malas prácticas en Manilva tenían un espejo perfecto en el Ayuntamiento de Torremolinos.

POR
último, y tras rechazar la propuesta, el alcalde, Fernández, aseguró que “la corrupción en IU es proporcionalmente mayor que en los otros partidos”, lo cual provocó alguna risa entre el público asistente, aseguran desde la formación de izquierdas en este municipio.

NO
es la primera vez que el Consistorio que dirige Fernández es objeto de polémica. A principios de año aprobó unos presupuestos plagados de gazapos, fallos de redacción e incluso incorrecciones matemáticas en operaciones como sumar y restar. Lea el artículo relacionado.

PUEDE
leer aquí un artículo relacionado con esta publicación:
- 03/02/14 El Ayuntamiento de Torremolinos (PP) aprueba unos presupuestos con sumas y restas equivocadas y fallos de redacción y el alcalde insta a la oposición a “ir al váter” si no gusta lo que él dice