DOSSIER. En 2012 el Consistorio se interesó en abrir las puertas de la cárcel a una universidad privada ultracatólica. Los vecinos y la oposición han denunciado durante años que la cárcel estuviese vacía. A meses de las elecciones, llegan los proyectos

26/01/15. Sociedad. El Ayuntamiento de Málaga “da sus primeros pasos” para crear un “laboratorio de creación cultural” en la antigua prisión de Cruz de Humilladero. El enorme edificio fue recepcionado hace un lustro por el Consistorio, después de una campaña reivindicativa al Ejecutivo de Zapatero. Una vez recibida, y a pesar de las promesas de la concejala Teresa Porras, la cárcel cerró sus...

...puertas y se ha mantenido vacía, como hasta ahora. Los vecinos del barrio no han cesado de exigir que el equipamiento tenga un uso público y social (leer AQUÍ el dossier de escritos enviados al Ayuntamiento por las asociaciones de vecinos y comerciantes y empresarios de Cruz de Humilladero solicitando un centro social para mayores y jóvenes desempleados y a los que nunca hicieron caso). El presidente de la asociación de vecinos La Cooperación, Antonio Vega Aguilar, confirma que del nuevo proyecto se enteró por la prensa, ya que el Consistorio ignora las reivindicaciones de su colectivo. Indica a EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com que lo que los vecinos del barrio quieren en la antigua prisión es un centro público para mayores, y una zona de talleres de empleo para jóvenes. En una pregunta que suena a desafío, Vega Aguilar dice que la nueva propuesta municipal no es “incompatible” con sus reivindicaciones, “¿no?”.

LO
primero que el representante vecinal dice a esta revista es que no puede hablar mucho de lo que el Ayuntamiento ahora propone en la antigua cárcel provincial de Cruz de Humilladero, “un espacio experimental de creación cultural”. “A nosotros no se nos ha consultado nada, yo te puedo hablar de lo que he visto en la prensa”, aclara Vega Aguilar, que lanza otra pregunta que también suena a desafío. “Imagino que la propuesta será para una parte de la cárcel, ¿no?”.

POR el momento el Ayuntamiento de Málaga no ha revelado más detalles, más allá del anuncio que el primer edil Francisco de la Torre (PP) hizo el pasado mes de diciembre en el Debate de Estado de la Ciudad y de la nota de prensa que el Gabinete de Comunicación del organismo municipal remitió el jueves pasado a los medios. En el escrito se avanza que en la antigua cárcel “artistas de todas las disciplinas podrán participar desde cero”, transformando un lugar que fue “limitador de libertad” para convertirlo “en un espacio para el ejercicio de las libertades individuales y artísticas”.

EL alcalde quiere votos, y los quiere conseguir con una nueva arma electoralista, creando en uno de los barrios más densos de la capital una nueva ‘Casa Invisible’ o ‘Térmica’. Pero los vecinos no cesan en su empeño de crear, en el interior del antiguo centro penitenciario, una residencia para ancianos pública y un espacio para que los jóvenes puedan pasar tiempo. El presidente de la asociación de vecinos de La Cooperación se explica. “Una residencia pública es todavía más necesaria que antes. No tenemos ninguna”, al tiempo que precisa que “hay una” en El Palo, “y todo lo demás es concertado”. “Las personas mayores que solo sacan al mes 600 euros no se pueden permitir una concertada”. También reivindica un espacio para muchos de los jóvenes del barrio, “que empezaron a trabajar en la construcción”, y ahora necesitan reciclarse. Por ello lleva desde hace años proponiendo que las empresas municipales “ejerzan una función pública y municipal, porque son de los ciudadanos”, y propone que EMASA imparta talleres sobre nuevas tecnologías y energías renovables y LIMASA, por ejemplo, sobre medio ambiente.

SEGÚN Vega Aguilar “ese espacio reúne las condiciones necesarias” para que estas actuaciones se puedan dar. Actuaciones que, “en un margen de diez años”, ya se podrían haber dado, lamenta este vecino de Cruz de Humilladero. “Aquí somos la ovejita negra por decir lo que pensamos”. Hace años, una de las reacciones de la concejala Teresa Porras (responsable de este distrito) a un artículo de esta revista sobre esta asociación fue acusarla de no representar a los vecinos, sino al PSOE (?).

VEGA Aguilar recuerda que cuando hace años se amenazó con la llegada de una universidad ultracatólica al equipamiento, su asociación remitió un escrito al Consistorio con varias de las propuestas que planteaban, como las que hoy día siguen reivindicando. El Ayuntamiento de Málaga, casi cinco años después, sigue ignorando a los vecinos, que lo único que quieren es mejorar un barrio densamente poblado y que apenas cuenta con parques y jardines.

LA candidata a la alcaldía por el PSOE y actual portavoz del Grupo Municipal Socialista, María Gámez, se reunió con los medios el viernes pasado a las puertas de la antigua prisión. Lamentó la enorme dificultad que su grupo tiene para acceder al interior del equipamiento. “Con el PP es más difícil entrar en la cárcel que salir de ella. Hemos pedido entrar desde hace tres meses”. En cualquier caso, señaló que su grupo quiere que esta sea “una instalación que sea de uso ciudadano y cultural y que apueste por artistas locales”, bajo la premisa de que “no hay que buscar la esencia de Málaga fuera”.

TODAVÍA en 2013 los vecinos no habían podido acceder a la prisión, donde se rodó 321 días en Michigan. La concejala Porras hacía también oídos sordos a las reivindicaciones vecinales. Tras el trato que no se fraguó con la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM, liderada por un importante ‘kiko’, miembro de una secta católica más radical que el Opus Dei), Porras volvió a plantear que la cárcel acogiese un centro privado para crear empleo. Ni lo uno ni lo otro, finalmente el equipamiento tendrá uso público y cultural, lo que los vecinos aplauden, pero todavía quieren más, quieren un equipamiento también social. Por el momento, el alcalde utiliza la prisión como bandera electoralista a escasos meses de las municipales.

YA en febrero de 2011, antes de que comenzaran las negociaciones entre el Ayuntamiento y la UCAM, la diputada nacional del PP Celia Villalobos y su compañera, concejala en Málaga, Teresa Porras, clamaban por la titularidad pública y local del inmueble. Tras una serie de arremetidas contra el anterior Gobierno central, socialista, consiguieron su objetivo. Villalobos llegó a decir, en plena euforia por el logro, que el inmueble se trataría de devolver al pueblo; creando centros sociales. ¿Qué pudo haber cambiado para que el Ayuntamiento tuviese entonces otro parecer? Meses después Porras respondía. “Nada”. Para la edila, todo es “compatible”, y la universidad privada también podía ejercer un uso social fructuoso en el distrito. Por ahora no será una universidad ultracatólica la que se abra en Málaga, será un centro de creación artística. Una noticia imposible de entender sin la llegada de las elecciones en menos de cuatro meses.

PUEDE ver aquí otras noticias relacionadas:
- 08/07/13 El Ayuntamiento de Málaga recupera la cárcel abandonada de Cruz de Humilladero para no enseñársela a los ciudadanos: niega hasta tres veces las peticiones vecinales para visitar las instalaciones
- 30/11/12 Distrito sexto. Una radiografía para una polémica. Los vecinos de Cruz de Humilladero quieren que la antigua cárcel provincial se destine a un uso “público y social” y no a ser una universidad privada ultracatólica
- 16/11/12 La posible llegada a Málaga de la Universidad Católica de Murcia reaviva el debate sobre la educación superior entendida como un suculento negocio de expedición de títulos
- 31/10/12 Los vecinos de Cruz de Humilladero no quieren en su barrio a la Universidad Católica San Antonio de Murcia, que ni siquiera ha presentado una petición formal a la Junta de Andalucía
- 26/10/12 IU se opone a que el Ayuntamiento del PP en Málaga regale la antigua cárcel a la universidad privada ultracatólica de Murcia que quiere formar médicos antiabortistas
- 25/10/12 El ultracatolicismo de los ‘kikos’ pregunta cuánto cuesta la antigua cárcel de Cruz de Humilladero para asentar su universidad en Málaga