Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

La revista de divulgación científica de la UMA, Uciencia, se hace eco de la investigación, que podría hacer despegar a esta energía renovable

05/02/14. Sociedad. Investigadores trabajan en que las placas solares se puedan fabricar con nuevos materiales que les permitan tener nuevas propiedades físicas, como la transparencia, y además abaratar su desarrollo. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com informa sobre estos trabajos, cuyos resultados serían revolucionarios, en una sección en colaboración con la Universidad de Málaga.

ROCÍO Ponce y Juan T. López Navarrete son dos profesores de la Universidad de Málaga (UMA) que están trabajando en una investigación clave para la energía solar que, de arrojar resultados, estos serían revolucionarios. Lo hacen en el equipo de Tobin J. Marks, premio Príncipe de Asturias en 2008 y referente mundial en electrónica orgánica y catálisis. El objeto de su investigación es desarrollar polímeros que permitan sustituir al silicio como material en la fabricación de las placas solares con las que generar energía fotovoltaica. Los investigadores pretenden desarrollar una tecnología que abarate los procesos de esta forma de generar energía, y así lograr que las células solares cuenten con nuevas cualidades físicas, como la maleabilidad o incluso la transparencia, algo hasta ahora imposible.

LA investigación está siendo liderada por J. Marks, que además de recibir el premio Príncipe de Asturias hace seis años trabaja en la Northwestern University de Estados Unidos. En el equipo se enmarcan numerosos investigadores de distintos países, y entre ellos se encuentran, precisamente, Juan Teodomiro López Navarrete y Rocío Ponce. La investigación, conjunta entre la Universidad de Málaga y el liderado por Tobin J. Marks, nace tras una beca de posdoctorado Marie Curie de la doctora Ponce en la universidad americana en la que trabaja la eminencia. El profesor López Navarrete, por su parte, lleva trabajando más de 20 años en el campo de la electrónica y la fotónica orgánica. Este tipo de estudios ya se han dado en la UMA, gracias a grupos de investigación como el de Espectroscopía Molecular de Materiales para Electrónica Orgánica. El objetivo es, siempre, lograr abaratar los procesos y los costes para que esta energía limpia y renovable (la solar) consiga despegar finalmente.

 

DENTRO de este trabajo conjunto, los investigadores de la UMA se han centrado en sentar las bases de las futuras mejoras de las células solares fabricadas con polímeros, unas macromoléculas (normalmente orgánicas) formadas por la unión de unidades repetitivas llamadas monómeros. Son materiales habituales. Los polímeros naturales son el almidón, la celulosa, la seda, la lana o el ADN; en los de laboratorio se encuentran el nailon, el PVC o la baquelita.

LA revista de divulgación científica de la Universidad de Málaga, Uciencia, se ha hecho eco de esta información en su último número. Se puede consultar el artículo en línea AQUÍ. La información, titulada ‘Los valores de eficiencia de los polímeros en celdas fotovoltaicas se acercan a los del silicio’ adelanta parte del trabajo de los investigadores liderados por J. Marks, que ya ha conseguido un "factor de llenado" del 80%, un hito internacional en este sector. El adelanto de la investigación de la que se hace eco Uciencia ya ha sido publicado en la prestigiosa revista Nature Photonics, y ha dado a conocer una nueva aproximación que permite aumentar la eficiencia de las células solares basadas en los citados materiales poliméricos. Rocío Ponce explica a Uciencia que “la clave reside en el aumento del fill factor o factor de llenado, el cual es uno de los parámetros determinantes de la eficiencia del dispositivo. Con nuestra aproximación, hemos conseguido alcanzar valores de hasta el 80%, todo un avance teniendo en cuenta que hasta hace poco alcanzaba solo el 70%”.

UCIENCIA es el proyecto del Servicio de Documentación y Divulgación Científica de la dirección del Secretariado de Investigación y Transparencia, que a su vez es un organismo dependiente del vicerrectorado de Investigación de toda la UMA. El objeto de este departamento es crear y mantener instalaciones, instrumentos y servicios, como el Centro de Divulgación, el Portal, la revista, creación de nuevos eventos, etc. El afán es garantizar la óptima “comunicación social de la cultura científica” generada por esta institución académica.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas:
- 29/01/14 Estudiantes de la Universidad de Málaga triunfan en la red con un mapa sobre el despilfarro de las arcas públicas
- 21/01/14 Informáticos de la Universidad de Málaga, en colaboración con una universidad argentina, diseñan un sistema ‘inteligente’ para regular los semáforos y evitar atascos
- 15/01/14 El Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Málaga crea un banco de muestras de ADN para tratar de identificar en un futuro a los fusilados en el Cementerio de San Rafael
- 08/01/14 La Universidad de Málaga aprueba tres nuevos doctores honoris causa en Economía, Biología y Arquitectura

PUEDE leer más artículos sobre la Universidad de Málaga entrando en la siguiente noticia y consultando los enlaces relacionados al final de la misma:
- 26/12/13 Un grupo de estudiantes de la Universidad de Málaga pone en marcha un proyecto para alertar del deterioro del patrimonio histórico malagueño