Los afectados pidieron hace seis meses ver al concejal de Urbanismo, Casero

magen de la obra15/02/07 MÁLAGA. Las obras que realizó el vecino de al lado provocaron daños en su casa y les privaron de las vistas que gozaban desde su terraza. Todos los esfuerzos por denunciar estos hechos en Urbanismo resultaron en vano.

Los afectados pidieron hace seis meses ver al concejal de Urbanismo, Casero

magen de la obra15/02/07 MÁLAGA. Las obras que realizó el vecino de al lado provocaron daños en su casa y les privaron de las vistas que gozaban desde su terraza. Todos los esfuerzos por denunciar estos hechos en la Gerencia de Urbanismo (GMU) del Ayuntamiento de Málaga resultaron en vano. El matrimonio afectado presentó informes de arquitectos y de expertos que les daban la razón, interpuso denuncias, solicitudes, visitó hasta en 50 ocasiones la GMU… pero todo ha sido inútil. Aún sigue esperando que el edil de Urbanismo, Juan Ramón Casero, les reciba más de un año después de la primera denuncia y seis meses después de pedir una cita a su secretaria. La construcción de su vecino se ha terminado pese a que la propia GMU emitió un informe en el que ordenaba “la inmediata suspensión de las obras que no se ajusta a licencia” y “la demolición” de lo construido por “infracción grave”. A este matrimonio no le ha quedado más remedio que aguantarse y recurrir a la lenta vía judicial en lo contencioso-administrativo, explican a EL OBSERVADOR.

 

Imagen antes de la obraLAS obras en cuestión, ubicadas en la zona de Pedregalejo (calle Juan Valera 2), comenzaron a finales de 2005. El muro de ladrillos que se adosó y cegó la terraza de la casa del matrimonio provocó la rotura de todos los salientes y del pasamanos. El matrimonio, aún siendo lego en materia urbanística, suponía que ningún organismo público podía otorgar una licencia de obras que legitimara daños en lo ajeno, ante lo cual -explican- decidieron denunciar los hechos al Departamento de Inspección Urbanística de la GMU.

Vista desde la terraza antes de empezar la obra EN enero de 2006 la Gerencia de Urbanismo ordena ”la inmediata suspensión de las obras que no se ajustan a la licencia concedida” y se les insta al infractor a “la demolición en el plazo de siete días y tres días más para su total ejecución”, según consta en un informe técnico. Sin embargo, “este extremo con el paso del tiempo tampoco se ha cumplido, puesto que se han seguido ejecutando y añadiendo nuevos elementos a la obra supuestamente paralizada”, alegan los afectados. Pese a que contrataron los servicios de un arquitecto y de un abogado urbanista quienes estimaron que la licencia municipal había sido concedida indebidamente y contravenía varios artículos de la normativa del PGOU de Málaga, (entre ellos el relativo a las condiciones de la edificación, donde se especifica que la separación a linderos privados es de un mínimo de dos metros), las obras se han llevado a cabo completamente y sus escritos recusados.

Vista actual desde la terraza

EL largo peregrinaje por la GMU presentando informes, fotos, denuncias, solicitudes… no ha servido para nada. Todavía están esperando (hace ya más de seis meses) a que el concejal Casero les reciba para atender su caso y que les explique por qué se han denegado sus recusaciones, por qué los planos presentados en la licencia no se corresponden con la realidad, por qué hay dos peticiones de licencia de obras y por qué se cambiaron las fechas de las inspecciones de los técnicos. Y sobre todo, por qué habiendo un primer informe técnico asegurando que las obras son irregulares y las califica como “graves” se pueden finalmente permitir dichas obras.

ALEGAN M. R. J.  y F. M., el matrimonio afectado por las obras, que han puesto una denuncia en los juzgados, que “con ejemplos y actuaciones administrativas como estas, no es de extrañar que la Jurisdicción Contencioso-Administrativa esté saturada con asuntos urbanísticos. Un ciudadano de a pie acudirá a esta jurisdicción, y no a la GMU, en busca de garantías jurídicas”.

PUEDE ver aquí otra noticia relacionada con la Gerencia de Urbanismo: