26/03/13. OPINIÓN. El artista británico Duncan Whitley, fascinado con el mundo sonoro y espiritual de la saeta, ha creado el proyecto Sbarbi's Arrow, que se podrá visitar hasta el próximo 21 de abril en a la galería SoundFjord. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com se hace eco de una noticia que, sorprendentemente, ha pasado desapercibida en toda la prensa nacional.

EL
británico Duncan Whitley, que trabaja dentro del campo del arte sonoro, expone en Londres, desde el pasado día 23 hasta el próximo 21 de abril, una muestra alrededor de la saeta, el palo flamenco de semana santa.

BAJO el título Sbarbi's Arrow, quien acuda a la galería SoundFjord durante estos días tendrá la oportunidad de escuchar diversas muestras sonoras obtenidas por el artista en diversos puntos y momentos de la semana santa sevillana: la Madrugá, el puente de Triana, la Macarena… Una selección de los grandes mitos de los desfiles de la capital andaluza que hoy día gozan de relevancia universal.

ADEMÁS
del material disponible en la sala, Durante las celebraciones de la semana santa, Whitley llevará a cabo el trabajo de campo adicional en Sevilla. “Mediante el envío de imágenes y texto desde 'el campo' para el espacio de la galería (que estará disponible para el público), Whitley intentará crear un flujo de ideas entre el trabajo instalado en la galería y una nueva creación videográfica (duración: 23 horas), en el que el sonido y el espacio característico son la fuerza motriz -sus imágenes en movimiento y sonidos, e imágenes recogidas simultáneamente, además de textos”.



ESTA
experiencia constituye, sin duda, una ocasión de contemplar de un modo distinto la retransmisión de los desfiles procesionales de semana santa, a cargo de un artista centrado en el campo sonoro. Su versión de la Madrugá sevillana, y su visión de ambiente y poética de los desfiles de las imágenes de vírgenes y cristos de la capital andaluza pueden servir para encontrarse con otros puntos de vista, probablemente alejados de ese aire intoxicado que la mayoría de las crónicas de la fiesta padecen y mantienen lejos de ella a quienes no comparten semejante afectación.

SEGÚN la galería: “En su trabajo, Duncan explora los puntos en que se relacionan conceptos como espacio/lugar y memoria colectiva: en las salas vacías de edificios hospitalarios que pertenecieron al Servicio Nacional de Salud; en los estadios de fútbol de todo el territorio del Reino Unido; en las procesiones religiosas del sur de la España católica, o en los viajes de pastores en los pueblos de las montañas portuguesas de Magaio. Gran parte de su obra reciente explora temas emergentes en el trabajo de sonido contemporáneo, en particular los relacionados con la etnografía contemporánea y la práctica del arte socialmente comprometido”.

LA expresión flamenca es motivo de fascinación internacional desde hace décadas, y en todos sus géneros, danza, cante o guitarra. La amplitud de su influencia se observa en el gran número de artistas y grupos practicantes en todo el mundo, especialmente Estados Unidos y Japón. El 16 de marzo, el periódico New York Times dedicaba un reportaje titulado Flamenco’s Foreign Saviors, y colgaba y un vídeo, Global Flamenco, en su web, como demostración de cómo “miles de extranjeros que han aprendido en escuelas de flamenco del sur de España están exportando esta cultura y su pasión a otros países”.

LAS visiones extranjeras de la saeta han sido muy dispares, desde la animalada de mezclar fallas y semana santa en bazofia fílmica, hasta la sofisticada impregnación de Miles Davis. Los ejemplos son innumerables, pero por mediar en uno probablemente olvidado por la poca gente que lo conociese, la voz del maestro local de la saeta, Antonio de Canillas, apareció en una grabación de un grupo (mallorquín) de música electrónica, Minuit Polonia, a mediados de los años 80.

PARA información oficial de la exposición AQUÍ

PARA
web oficial del artista AQUÍ

PARA leer Flamenco’s Foreign Saviors AQUÍ

PARA ver el vídeo Global Flamenco AQUÍ