“La densidad de población del distrito de Carretera de Cádiz y de Cruz de Humilladero está en 480 habitantes por hectárea, mientras las recomendaciones de los organismos internacionales se encuentran en 120 habitantes”

OPINIÓN. 
No hay Planeta B
Por Ecologistas en Acción Ciudad de Málaga


13/07/22. Opinión. Ecologistas en Acción Ciudad de Málaga, en su colaboración habitual para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre temas medioambientales, publica un texto de Ana Sedeño-Valdellós, profesora de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la UMA, sobre la necesidad del Bosque Urbano de Málaga: “Son muchos los beneficios, entre ellos económicos,...

...que supone el impulso de parques y zonas verdes en entornos urbanos. Los espacios naturalizados tienen un impacto en la salud y reducen las secuelas nocivas del cambio climático. Son tres los efectos inmediatos: la reducción del estrés (por nuestra conexión con la naturaleza), los beneficios cardiovasculares (fruto de una mayor actividad física) y las mejoras en salud mental”.

Hacia el Bosque Urbano de Málaga

Después de unos meses, la Plataforma Bosque Urbano de Málaga (BUM) ha conseguido reunir fondos a través de goteo.org para presentar un contencioso administrativo contra la subasta que el Ayuntamiento tiene previsto abrir para la compra de los conocidos terrenos de Repsol, en el distrito Carretera de Cádiz de la capital. Hace unos días se confirmaba que han logrado pararla con los casi 17.000 euros recaudados de donaciones de cientos de particulares.


El lugar en que está planeado desde 1983 un gran bosque, para el que incluso se iba a realizar una consulta, es desde hace unos años el centro de una demanda ciudadana por una mejora del medio ambiente. Hace seis años nació la Plataforma BUM, que recogía la reivindicación de los vecinos tras el desmantelamiento de los almacenes de petróleo Repsol que hubo en la parcela, tras décadas de desidia del ayuntamiento y otras administraciones.

En efecto, esta zona tiene la peor calidad medioambiental y de infraestructura urbana de la capital, además de contar con índices de vulnerabilidad económica y social muy altos.

En concreto, la densidad de población del distrito de Carretera de Cádiz y de Cruz de Humilladero está en 480 habitantes por hectárea, mientras las recomendaciones de los organismos internacionales se encuentran en 120 habitantes. En cuanto a zona verde, los 2 metros de parques y arbolado por habitante están muy lejos de los 15 a 20 metros que se aconsejan.


Son muchos los beneficios, entre ellos económicos, que supone el impulso de parques y zonas verdes en entornos urbanos. Los espacios naturalizados tienen un impacto en la salud y reducen las secuelas nocivas del cambio climático. Son tres los efectos inmediatos: la reducción del estrés (por nuestra conexión con la naturaleza), los beneficios cardiovasculares (fruto de una mayor actividad física) y las mejoras en salud mental. En The Lancet Planetary Health se ha publicado un estudio -liderado por la Universidad de Colorado con la colaboración de Institute for Global Health (ISGlobal), con una muestra de 8 millones de personas de países como Canadá, Australia, España, Suiza, China, Estados Unidos o Italia-, que confirma que el aumento de las zonas verdes en las ciudades reduce la mortalidad, tanto como un 4% por cada incremento de un punto en la superficie verde alrededor de donde viven las personas.

Otras razones de tipo económico relacionadas con la visibilidad de las urbes, en un mundo en creciente globalización, dirigen la mirada a las ciudades que cumplan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030, que el Ayuntamiento parece olvidar. Sin embargo, si las decisiones e iniciativas municipales se condujeran a su alcance se podría crear marca-ciudad en torno al medio ambiente, el bienestar social y la sostenibilidad, además de fomentar la participación ciudadana y el compromiso activo de sus habitantes. En BUM no descansan en la generación de razones para llevar a cabo el proyecto y en su página realizan un resumen detallado de sus beneficios y aportaciones. Se han identificado un total de 10 objetivos y 21 metas con los que el Bosque Urbano ayudaría a la ciudad de Málaga, y sus representantes políticos, a cumplir con ellos. Frente a un escenario de cambio climático con subidas de temperaturas, un bosque como el que se demanda desde esta plataforma “es la responsabilidad y la oportunidad que el Ayuntamiento de Málaga debe asumir para contribuir a evitar este escenario, que no deja de ser desastroso para el futuro de la vida en la tierra” (Bosque Urbano de Málaga).

Referencias

Bosque Urbano Málaga. bosqueurbanomalaga.org
Entrevista con Pedro Francisco Sánchez. Coordinador de Bosque Urbano Málaga. Onda Cero. 16/06/2020
Rojas-Rueda D., Nieuwenhuijsen M., Gascon M., Perez-Leon D., Mudu P. (2019). Green spaces and mortality: a systematic review and meta-analysis of cohort studies. The Lancet Planetary Health, 3:69–77 (AQUÍ).