“No estamos en contra ni del Consistorio ni del progreso turístico ni de la hostelería, estamos en contra de determinadas actividades y de cómo se está planteando un modelo de Centro Histórico muy cercano al parque temático, al circo, al gueto turístico”

“Somos el quinto barrio más poblado del Distrito Centro, con cerca de cinco mil habitantes, muy por encima de muchos otros barrios. Pero interesadamente se quiere decir siempre que son pocos los vecinos para justificar luego todos los abusos o excesos que se hagan”

15/12/21. 
Redacción. Hace un par de semanas se produjo la renovación de la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga, una de las más activas de la ciudad en sus demandas al Ayuntamiento, y Carlos Carrera ha sustituido al hasta ahora presidente, Alfonso Miranda. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ha mantenido una conversación con Carrera en la que este ha explicado sus objetivos y...

...ha hecho un repaso de los problemas que viene sufriendo su barrio.

Carrera ha vivido toda su vida el Centro de la ciudad, y aunque “desde el punto de vista arquitectónico y urbanístico ha mejorado muchísimo”, también opina que ha empeorado en otros aspectos, como son la masificación, la contaminación acústica, la ocupación de la vía pública, o las viviendas turísticas, entre otros temas cotidianos de la convivencia vecinal. Para Carrera “los problemas permanecen y no se solucionan” por lo que terminan siendo problemas recurrentes, algo que defendió hace unos meses en un Pleno Municipal (AQUÍ).

Según Carrera su objetivo principal al frente de la Asociación va a ser “defender la habitabilidad del Centro Histórico”, para lo que van a continuar con su “actitud de denuncias por el registro, denuncias por la vía administrativa, en el Ayuntamiento en forma de quejas” e incluso “la vía judicial”.


EO.- ¿Cuánto tiempo lleva viviendo en el Centro?
CC.- Yo nací en el Centro. He vivido siempre en el Centro, no en la misma calle en la que vivo ahora. Y además, fruto de la casualidad, en mi familia somos la cuarta generación que vive aquí. Lo he hecho en distintas calles, en la Plaza de la Merced, en el barrio de La Victoria, en calle Cister. Ahora vivo en calle Dennis Belgrano. Para mí el Centro es mi hábitat, los recuerdos de mi infancia o mis experiencias vitales están ligadas a este espacio.

¿Cuánto tiempo hace que pertenece a la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga?
Hace un año y medio aproximadamente que me inscribí. Tengo unos vecinos de puerta que los dos estaban en la asociación, y como habíamos estado librando una batalla contra un bar de copas, porque se escuchaba música dentro de nuestro edificio, y como a golpe de luchar vimos que obteníamos resultados, igual que con otros temas de la calle, pues me dijeron “¿por qué no te sumas a la asociación?”. Entonces me apunté a colaborar con ellos.

¿Cómo llega a presidente?
Pues ahora tocaba que a los dos años tenían que renovar la presidencia. La Junta Directiva tiene la filosofía de que se incorporaran personas diferentes, de que hubiera cierta rotación, y yo soy uno de los nuevos, de otra generación que hemos entrado cuatro o cinco que rondamos los 40 años. Además esto responde a la composición de la propia Asociación, que ha bajado su edad media. La Junta Directiva actual combina algunos de los que ya estaban antes, que han hecho un buen trabajo, como el presidente saliente [Alfonso Miranda] que se queda como vocal, aunque él se resistía, pero se va a quedar. Yo lo entiendo, es que él ya ha cumplido un ciclo y quiere colaborar, pero también quiere dar paso a otros. Pero para nosotros es importante que la labor de gente que conoce mucho mejor la Asociación, el Centro, las relaciones con las instituciones, estén ahí para apoyar. Es posible que esa sea la filosofía.

Plano de la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo de Málaga

Comenta que ha vivido toda tu vida en el Centro, habrá visto bastantes cambios, tanto a mejor como a peor.
Sí, yo he vivido siempre aquí, excepto algunos períodos de mi vida de dos o tres años que estaba fuera de Málaga, y el Centro desde el punto de vista arquitectónico y urbanístico ha mejorado muchísimo. La rehabilitación del Centro histórico desde los años 80 hasta ahora es evidente, como la peatonalización que ha tenido efectos positivos, también algunos negativos, como que el vecino ahora tiene más problemas para llegar con el coche a su casa o a la plaza de parking. Pero ya no hay esa degradación arquitectónica que había en el Centro en los años 80, que obedecía a muchos motivos: mucha gente empezó a irse a urbanizaciones con jardín y piscina; por el deporte, que no se puede hacer aquí adecuadamente; edificios que eran antiguos y no tenían ascensores. El centro fue perdiendo habitantes y se fue degradando. Pero tampoco era una degradación tan bestial como se nos quiere pintar. Había inseguridad entonces, muy ligada a la droga, y ahora también hay inseguridad por culpa del ocio nocturno. Entonces arquitectónicamente, urbanísticamente, en eso ha mejorado mucho.

Sin embargo se dan otro tipo de degradaciones.
Si claro, ahora hay degradaciones en forma de masificación, contaminación acústica, ocupación de vía pública, un vehículo de emergencia, bomberos, policía, etcétera, que no accede con facilidad en caso de emergencia. Las personas con movilidad reducida tienen difícil la circulación y el acceso a sus viviendas, y el deterioro también en el sentido de que cada vez hay menos comercio y de abastecimiento general, de la que se nutre un barrio normal, la ferretería, la mercería, la zapatería... Y luego está el tema de las discotecas, que es un problema anterior, pero que perdura con este modelo que deprime el centro de esta manera tan intensiva. Las discotecas dice el Plan General de Ordenación Urbana que son incompatibles con el uso residencial y no se da una licencia nueva desde el año 97, ni en el centro ni en ningún sitio residencial. Sin embargo, se mantienen. Y tener una discoteca debajo del dormitorio de la familia, es una burrada. Y durante 20 años ha habido tiempo de sobra para que poco a poco, de manera gradual, hacerlas extinguir efectivamente. Y no se ha hecho.


¿Cómo va a ser su etapa como presidente, va a intentar cambiar en algo la línea que lleva la Asociación o va a ser más bien continuista?
Lo que ha funcionado, va a continuar. Y luego cualquier camino nuevo, las ideas que se nos ocurran, va a ser explorado y vamos a ver hasta dónde nos lleva. Lo que va a continuar porque ha funcionado es mantener los valores de la Asociación, que son defender la habitabilidad del Centro Histórico. Pensamos que tenemos que defender esa habitabilidad, tenemos que hacernos visibles, con presencia en los medios de comunicación, que son una línea que se había trabajado, en redes sociales. Se va a mantener la actitud de denuncias por el registro, denuncias por la vía administrativa, en el Ayuntamiento en forma de quejas. También la vía judicial. Entonces, si va a haber una continuidad, lo que funciona se va a mantener. Lo que no haya funcionado, lo vamos a eliminar. Y todo lo que haya nuevo, ahora nos tenemos que reunir a ver estrategias, pues lo vamos a apoyar y luego ya veremos. Estudiaremos propuesta por propuesta de los miembros escuchando a los socios, y actuaremos siempre con ese referente de defender la habitabilidad del centro histórico, la defensa de su patrimonio, que también es el patrimonio de toda la ciudad.

Ha nombrado la vía judicial.
Ha habido una sentencia sobre la plaza Mitjana que ha sido una sentencia, en cierto modo, histórica. El problema del ruido en Málaga ya tiene su sentencia del ruido. Y a mí me consta que gracias a esto ya hay varios grupos de vecinos que están explorando ese camino, que están contactando con servicios jurídicos, a ver que recorrido tiene, porque son también procesos largos que en el tiempo son costosos y que tienen que estar bien documentados y muy bien armados para defenderlos en un juicio. Pero la reacción es esa, porque el Ayuntamiento no ha dejado otra alternativa. Entonces parece que tiene que venir un juez a decir lo que todo el mundo sabe, que el ruido es un problema, que eso no es una simple molestia, no poder dormir por la exposición al ruido de manera continuada. Enferma a las personas si están sometidas a privación de sueño y a un ruido excesivo. Eso es dañino para la salud. El juez ha dicho en su sentencia que abrir una ventana no es un lujo superfluo. Nosotros ofreceremos asesoramiento a todos los vecinos que estén interesados en esa vía, porque pensamos que es una vía que no podemos despreciar. Es doloroso tener que estar denunciando al Ayuntamiento de tu propia ciudad, pero es que no queda más remedio en una democracia y en un sistema social democrático de derecho como el nuestro. Cuando los problemas no se solucionan se recurre a tratamientos políticos y se recurre al Derecho.

https://fb.watch/v/PCSygXXD/


¿Cómo va la relación con el Ayuntamiento, y en especial con Gemma del Corral, la concejala del distrito?
Bueno, pues yo eso ahora también lo tengo que explorar, porque a ella solamente la he tratado una vez, con motivo de una intervención que tuve en el Pleno. Tengo que presentarme, no sé en qué momento lo podremos hacer, no solo yo, la junta directiva nueva. Espero que la colaboración sea fructífera y espero que sean receptivos a los mensajes y a las reivindicaciones de la sociedad. A mí lo que me consta es que no hay una relación de malas maneras, discurre todo dentro de un cauce de cordialidad institucional, aunque la Asociación. Evidentemente. tiene una posición bastante crítica hacia el Ayuntamiento, y esa posición crítica yo desde luego también la tengo.

La Asociación tuvo que luchar mucho para conseguir los planos de las terrazas, por ejemplo.
Efectivamente, porque según la Ley de Transparencia se tiene que facilitar esa información, y ha costado que se empiece a dar. Nosotros lo que queremos es que se resuelvan los problemas, estamos hartos de esa negación de la realidad. Mi calle ha sido declarada ZAS (Zona Acústicamente Saturada) tres veces en los últimos 20 años. ¿Eso qué significa? Pues que los problemas permanecen y no se solucionan. Se dice en 2001, luego en 2004, Se vuelve a decir en 2019, porque el origen del ruido usted no lo ha solucionado. Y no basta con aprobar un ZAS y ya está. Se trata de que esto lo solucione y que vuelva a hacer mediciones y que se compruebe que el problema se ha minimizado muchísimo o ha desaparecido, pero no es así. Nosotros no estamos en contra ni del Ayuntamiento ni del progreso turístico ni de la hostelería, estamos en contra de determinadas actividades y de cómo se está planteando un modelo de Centro Histórico muy cercano al parque temático, al circo, al gueto turístico. Y eso ya existe, está el Plaza Mayor.

¿Cree que el Centro está perdiendo su identidad?
Si, ese es otro problema para los vecinos, que cada vez se pierde más la personalidad y la esencia de Málaga. Cada vez vemos más franquicias, más negocios de este tipo impersonal, que en el mismo local se suceden uno detrás de otro cada siete u ocho meses. Cada vez está habiendo menos espacio para el malagueño, no solo para el residente.

https://fb.watch/v/15Y-q4zGg/

¿Qué más problemas tiene ahora mismo el Centro Histórico?
El mayor problema es el ruido, la contaminación acústica de un turismo excesivo, sobre todo las viviendas turísticas. Si el residente no duerme, el turista tampoco, y se quejan muchos, tengo constancia. El turista que empieza a venir a la ciudad es justo el que viene a no dormir, que viene de despedida de soltero, que viene a hacer su Magaluf particular. No estamos todavía en la situación de Magaluf, pero lo que sí se está dando es lo que hizo posible Magaluf, que es permisividad absoluta, laxitud de las normas, aquí todo vale, también hay un descontento general por como actúa la Policía Local en el Centro. Luego está el problema de la ocupación de la vía pública, por parte de las terrazas. No es que estemos en contra de la hostelería, sino de una manera de ejercer la hostelería que es invasiva, es excesiva y provoca problemas. No se puede hacer legal que la gente no pueda dormir. La suciedad y demás también se deriva de toda esta actividad intensiva. La inseguridad es otro tema. Se dice mucho que Málaga era insegura en los años 80. Pues en la zona donde yo vivo cada vez hay más peleas y reyertas, y he salido por la mañana y he visto un reguero de sangre de una pelea de la noche anterior.

Hace unos meses fue noticia de alcance una pelea en la plaza Mitjana.
Sí, es cierto, esa que perseguían a un chico. Hubo un repunte. Yo he preguntado a otros vecinos por saber si es una impresión mía, y coincidimos en que parece que hay más agresividad en la calle. No puedo dar estadísticas, pero la gente dice que sí, que cada vez hay más broncas y peleas, que se despiertan de madrugada porque hay una pelea debajo de su ventana. Y cuando llegas a tu casa, a veces en el portal se sienta gente que ya va cargadita de alcohol, y para que se aparten porque vas a entrar a tu vivienda, pues unos lo entienden y otros no. Y eso genera una situación violenta. Es un tema de inseguridad que mucha gente no ve o no quiere ver.

Hay gente que dice que en el Centro no vive nadie.
El Centro es un barrio con sus características, pero un barrio más, no un barrio tan despoblado como se dice. Somos el quinto barrio más poblado del Distrito Centro, con cerca de cinco mil habitantes, muy por encima de muchos otros barrios. Pero interesadamente se quiere decir siempre que son pocos los vecinos para justificar luego todos los abusos o excesos que se hagan. No sé si el Distrito Centro es el tercer distrito más poblado, con 80 mil habitantes de toda la ciudad. O sea que aquí vive gente. Da la sensación muchas veces de que no hay. Ya están empezando a cambiar ese discurso, pero esto es lo que ha quedado en el imaginario colectivo. Lo que si vemos es que se está queriendo construir un centro con casi nada de Málaga y sin malagueños. Cada vez hay más gente que no quiere ir al centro. Sí, se llena, pero porque somos muchos en Málaga y muchos más que vienen de fuera, pero ya hay bastante gente que dice que no, que antes venía y ya no viene.