BidaFarma es la empresa que paga el encuentro organizado por el diario ‘Sur’ ‘La Sanidad Pública a debate’, que tiene lugar hoy en el NH Málaga y donde solo intervienen los consejeros de Sanidad del PP de Madrid y Andalucía, defensores de la Sanidad privada

17/12/21. Opinión. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. La cooperativa de distribución mayorista de medicamentos, BidaFarma, propiedad de las farmacéuticas, tiene una gran relación con la Junta de Andalucía, ya que ésta administración le ha otorgado en dos ocasiones a dedo, sin concurso público, la distribución de las mascarillas y de las vacunas contra el COVID. En ambos casos la...

...farmacéutica lo ha hecho de manera gratuita, algo que no hizo sino aumentar las dudas acerca del acuerdo, ya que además la mujer del presidente de la Junta de Andalucía, Moreno Bonilla, trabaja como gerente en BidaFarma.

Esta empresa de macrodistribución de medicinas es la que patrocina el encuentro ‘La Sanidad Pública a debate’ organizado por ‘Sur’ titulado ‘La Sanidad Pública a debate’. que tiene lugar hoy en el hotel NH Málaga y donde solo intervienen los consejeros de Sanidad del PP de Madrid y Andalucía, defensores de la Sanidad privada. Modera estas charlas autodenominadas ‘debate’, el director del periódico de derecha extrema de la ciudad y organizador del mismo, Manolo Castillo.


La Junta de Andalucía otorgó en julio del año pasado, sin concurso público, la distribución de 7,5 millones de mascarillas a la empresa BidaFarma, algo que extrañó al no hacerse cargo de su reparto el Servicio Andaluz de Salud (SAS). En un principio se pensó que se trataría de un contrato millonario que beneficiaría a la empresa, donde trabaja como gerente de Relaciones Institucionales la mujer de Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía. Sin embargo rápidamente ambas partes aclararon que la distribución se realizaría de manera gratuita por parte de la farmacéutica, algo que no hizo sino aumentar las dudas acerca del acuerdo, ya que, como dicen, nadie da duros a pesetas.

Más adelante, en diciembre del mismo año, la Junta firmó un nuevo convenio con BidaFarma, también sin concurso público, para el almacenamiento, la custodia y el transporte de las dosis de vacuna de coronavirus en nuestra región. De nuevo la farmacéutica se hizo cargo de la logística gratuitamente, algo que no impidió que desde la oposición se exigiese (AQUÍ), sin mucho éxito, que fuese el SAS el encargado de la distribución.


BidaFarma es la patrocinadora de este evento organizado por el decano de la prensa de derecha extrema de Málaga, el diario Sur, en el que se supone que dos consejeros del PP, partidarios de la Sanidad privada, debatirán sobre la Sanidad Pública (?). Últimamente es cada vez más habitual que Sur organice este tipo de eventos que paga un tercero.

En una rápida búsqueda en Internet se puede comprobar que: en octubre tuvo lugar la primera edición del Premio Pablo Aranda de microrrelatos, organizado por Sur en colaboración (colaborar, en todos estos casos, quiere decir que una empresa o una institución paga de una u otra forma aquello que se organiza) con el Ayuntamiento de Málaga y la Diputación Provincial (AQUÍ); en diciembre una nueva charla dentro del ciclo 'Ciencia y salud', organizado por la Fundación Unicaja y Sur (AQUÍ); o el próximo día 18 la primera edición de Sun&Tech, organizado por Sur y que cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Málaga, la Diputación Provincial y la Universidad de Málaga, la colaboración de Telefónica y la participación de Hidralia (AQUÍ), además de este debate que nos ocupa.

El 10 de diciembre ya tuvo lugar la entrega de los premios Sur “más internacionales’ patrocinados por Unicaja Banco. Y el día 3 ya se había presentado en Marbella la guía 'Quién es quién en la gastronomía de Málaga', con el patrocinio de Sabor a Málaga de la Diputación y la colaboración de Cervezas Victoria. Esto solo en las últimas semanas.

Un medio como diario Sur y, sobre todo, su director, Manolo Castillo, al que tanto le gusta pronunciar frases rimbombantes referidas a la independencia de los medios, sobre todo el suyo, y que son tan aficionados a organizar actos sociales pagados de sobra por terceros, deberían plantearse uno para debatir sobre como influyen estos ingresos atípicos en las informaciones que se publican cotidianamente y que tienen a los patrocinadores de los múltiples eventos como protagonistas.


Hoy, en el NH Málaga, para hablar sobre el estado de la Sanidad Pública se presentan, por un lado, el consejero madrileño Ruiz Escudero, que tiene entre sus ‘logros’ el continuo desmantelamiento de la atención primaria en su comunidad, la pésima gestión de las residencias de mayores durante la primera ola del COVID o los altos pagos a la sanidad privada para que atiendan pacientes con COVID (41 millones de euros al menos de momento).

Le acompañará el consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, que aunque lleva menos tiempo en el cargo, practica la misma política de destrucción de lo público. En Andalucía, con una Atención Primaria colapsada, donde conseguir cita con el especialista o para una cirugía es una lucha de meses, el político del PP decidió debilitar aún más la Sanidad Pública y no renovó a 8.000 sanitarios el pasado mes de octubre.


Esta política responde, como bien señalaba ayer en EL OBSERVADOR el periodista Alejandro Díaz (AQUÍ), a la consecución de dos objetivos: “acorralar a la población para que contrate un seguro privado y justificar el traspaso de dinero público a centros privados con la excusa de agilizar las listas de espera”. Así, “como consecuencia al miedo real a quedar sin cobertura sanitaria, la cifra de contratación de pólizas privadas está disparada. Casi medio millón más durante los seis primeros meses de este año. A eso hay que añadir las derivaciones de pacientes del sistema público al privado a través de conciertos: es decir, del dinero de nuestros impuestos transferidos a entidades con fines lucrativos”, denuncia Díaz.

Según un profesional de la comunicación, “se trata de una acto totalmente partidista. Lo venden como que se va a hablar de la Sanidad Pública y se traen solo a dos personas partidarias de la Privada. Uno ha privatizado la Salud en Madrid, y el otro quiere hacer lo mismo aquí en Andalucía. Es algo tendencioso”. También indica que “el diario Sur vive ahora de estas cosas. Todos los días habla un empresario a toda página o un político de derechas. ¿Pagado? Lo bueno que tiene pagar la organización de estos actos a un medio como Sur es que te aseguras páginas y páginas antes, durante y después de publirreportajes sobre la materia”.