Guarda relación con el aparcamiento bajo el colegio Valle Inclán de El Palo. Ramos, de IU y del consejo de administración: “No es el único escándalo ni sospecha de corrupción en SMASSA”. Ya hubo dimisiones por diferencias con el gerente Manuel Díaz, por presuntas irregularidades en la concesión de la obra. El gerente es un exedil de Urbanismo que el alcalde De la Torre echó ‘de tapadillo’ por ‘cosas raras’ y después lo recuperó para darle más de 70.000 euros al año

Según trabajadores los problemas de la jefa son por
no firmar informes que favorezcan determinadas circunstancias que ha propiciado la UTE [Unión Temporal de Empresas] Pio Baroja y que le son especialmente favorables, relacionados con el plazo -retraso de la obra- y con el dinero -tanto condonando la sanción por ese retraso como el aumento del coste de la obra-, existiendo además informes técnicos que rechazan las actuaciones de dicha UTE porque contravienen la legalidad”

Ramos: “El alcalde tiene que asumir responsabilidades como presidente del consejo de administración de SMASSA, son hechos muy graves obligar a una empleada con más de veinte años de experiencia a que firme certificaciones de obras en contra de su criterio”


22/09/22. Sociedad. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Se reactivan las “sospechas de corrupción” en la Sociedad Municipal de Aparcamientos del Ayuntamiento de Málaga. La concejala de Izquierda Unida, Remedios Ramos, pide la dimisión del gerente de la sociedad, Manuel Díaz Guirado, ante un presunto caso de “acoso y presiones” a la jefa de...

...la Oficina Técnica. A la que han cambiado de puesto de trabajo.


Todo guarda relación con las obras que se están llevando a cabo para el nuevo aparcamiento municipal bajo el colegio Valle Inclán de El Palo. Ramos, que pertenece al consejo de administración de la empresa manifiesta que este “No es el único escándalo ni sospecha de corrupción en SMASSA”. Y manifiesta que ya hubo dimisiones por diferencias con el gerente Manuel Díaz, por presuntas irregularidades en la concesión de la obra. El gerente Díaz Guirado es un exconcejal de Urbanismo del PP al que el alcalde Paco de la Torre echó del Consistorio ‘de tapadillo’ por ‘cosas raras’ relacionadas con una posible corrupción, y que después recuperó para darle un sueldo de más de 70.000 euros al año.

Manuel Díaz Guirado tras el alcalde De la Torre, tras la travesía del Puerto

Según trabajadores de SMASSA los problemas de la jefa de la Oficina Técnica son por “no firmar informes que favorezcan determinadas circunstancias que ha propiciado la UTE [Unión Temporal de Empresas] Pio Baroja y que le son especialmente favorables, relacionados con el plazo -retraso de la obra- y con el dinero -tanto condonando la sanción por ese retraso como el aumento del coste de la obra-, existiendo además informes técnicos que rechazan las actuaciones de dicha UTE porque contravienen la legalidad”.


Remedios Ramos, concejala de IU, asevera que “El alcalde tiene que asumir responsabilidades como presidente del consejo de administración de SMASSA, son hechos muy graves obligar a una empleada con más de veinte años de experiencia a que firme certificaciones de obras en contra de su criterio”.


La historia

Así, la concejala Ramos, como miembro del consejo de administración de SMASSA, ha solicitado la dimisión del gerente, Manuel Díaz Guirado, a raíz de un presunto caso de "acoso y presiones" a la jefa de la Oficina Técnica, relacionado con las obras del aparcamiento que han construido debajo del colegio Valle Inclán, en la barriada de El Palo.


En una reunión celebrada el pasado día 15, un representante de los trabajadores de SMASSA en el consejo de administración, denunciaba la intención de la empresa de desdoblar la Oficina Técnica en dos nuevos departamentos, por un lado el “Departamento de Proyectos”, que sería dirigido por la anterior jefa de la Oficina Técnica, y por otro lado el nuevo “Departamento de Obras”, que ya es dirigido por una persona de nueva contratación.

Según el representante de los trabajadores, esto se produce “curiosamente” cuando la jefa de la Oficina Técnica ha activado el Protocolo de Acoso Laboral contra el gerente de SMASSA, Manuel Díaz Guirado. Concretamente, la situación de desdoblamiento de la Oficina Técnica y la modificación sustancial de sus condiciones de trabajo, serían resultado de una represalia del gerente por “no firmar informes que favorezcan determinadas circunstancias que ha propiciado la UTE [Unión Temporal de Empresas para esa obra] Pio Baroja y que le son especialmente favorables, relacionados con el plazo -retraso de la obra- y con el dinero- tanto condonando la sanción por ese retraso como el aumento del coste de la obra-, existiendo además informes técnicos que rechazan las actuaciones de dicha UTE porque contraviene la legalidad”.


Añade además, que ya durante el periodo de realización de informes para la adjudicación de obras, la jefa de la Oficina Técnica puso en evidencia que la propuesta presentada por esta UTE era “la peor propuesta de organización de obra”, estimando que “la oferta económica parece demasiado reducida, y que a su juicio le faltarían al menos 300.000 euros, sin entrar en baja temeraria”. Fue durante esta etapa cuando el secretario del Consejo de Administración, que llevaba más de 20 años en el cargo, “fue cesado en su contrato por no querer firmar”.

Durante la obra, según asegura el representante de los trabajadores, la jefa de la Oficina Técnica va informando al gerente de los retrasos y problemas que surgen con la UTE. Así, “el 2 de agosto de 2021 se informa al gerente verbalmente y se hacen escritos e informes por la Dirección Facultativa de las obras, sobre el retraso de la Obra, y de que la UTE no pone los medios humanos y técnicos necesarios para la consecución del contrato”. Por lo que se traslada al gerente de SMASSA “propuesta de penalización por retraso e incumplimiento de contrato. Hasta la fecha la UTE no ha justificado convenientemente este retraso”.

Posteriormente, en octubre-noviembre de 2021, intentan que la jefa de la Oficina Técnica acepte una modificación del contrato para ampliar el plazo de ejecución de obras, ante lo que “al no tener competencia objetiva y funcional, (es competencia del Consejo), manifiesta su imposibilidad”.


En enero de 2022 vuelve a informar al gerente, verbalmente y por escrito, “del ritmo anormalmente reducido que tiene la Obra”, para en abril de 2022 recibir una “propuesta del gerente, según dice con el visto bueno del concejal, para perdonar el retraso y con ello la penalización económica inicialmente prevista”. Ante esto, la jefa de la Oficina Técnica manifiesta su disconformidad porque “se incluyen hechos falsos, y que además afectan a toda la Dirección de Obras que son 5 técnicos, (3 de SMASSA y 2 externos)”, considerando además, que mientras la UTE “no presente otra justificación, la obra está retrasada principalmente por su falta de organización (ya mencionado en el informe de adjudicación) y la falta de medios humanos y técnicos necesarios (recogidos en infinidad de escritos de la Dirección Facultativa de las obras, formada por cinco técnicos)”.

Según el representante de los trabajadores todo esto “es obviado deliberadamente por el gerente de SMASSA, que lejos de estudiar y solicitar a la UTE los informes que avalen esa modificación del contrato lo que hace es apremiar a la jefa de la Oficina a que dé el visto bueno, con la consiguiente responsabilidad para ella como jefa de dicha Oficina”. Ante la negativa de la negativa de la jefa de la Oficina Técnica a dar su visto bueno, la gerencia decide “poner a otra persona más afín a la firma”, que sería el motivo por el que deciden desdoblar la Oficina Técnica en dos nuevos departamentos, algo que “no responde a causa organizativa alguna que no sea la mera conveniencia, y si que responde a un fin proscrito por el ordenamiento como es represaliar a la jefa de la Oficina Técnica sustituyéndola por otra persona que no ponga tantos impedimentos para la firma”.


IU pide la dimisión del gerente de SMASSA

Por su parte la concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga y miembro del consejo de administración de SMASSA, Remedios Ramos, ha exigido que este caso de presunto acoso se aborde en el consejo de administración que se celebrará el próximo viernes “para poder conocer con exactitud qué ha ocurrido, ya que nos hallamos ante unos hechos muy graves que de probarse obligarían a la dimisión del gerente de la empresa municipal. Y a que el alcalde, como presidente del consejo de administración asuma sus responsabilidades ante el asunto”.


Y es que, tras tener acceso “por fuentes de la Sociedad Municipal de Aparcamientos de un acta en el que se denuncia la activación del protocolo de acoso a petición de la jefa de la Oficina Técnica, un cargo que su titular viene ostentando desde hace veinte años”, en Izquierda Unida consideran que se trata de un hecho muy grave “obligar a una empleada con más de veinte años de experiencia a que firme certificaciones de obras en contra de su criterio”, que exigirían “la dimisión del gerente, Manuel Díaz Guirado, la asunción de responsabilidades por parte del alcalde, Francisco de la Torre (PP) e, incluso, tendrían que desembocar en la apertura de una comisión de investigación”.

“Exigimos transparencia y llegar hasta el fondo de este asunto, no se puede destituir a una trabajadora por activar el protocolo de acoso ni contratar a otra saltándose todos los procedimientos. Y este no es el único escándalo ni sospecha de corrupción que planea sobre la gestión de SMASSA en el actual mandato, hemos de recordar que, en julio del pasado año, el secretario de la sociedad municipal presentó su dimisión tras más de 26 años en el cargo, aduciendo discrepancias con el gerente por presuntas irregularidades cometidas en la concesión del aparcamiento público de Valle-Inclán, ubicado en la barriada de El Palo”, denuncia Ramos.


Manuel Díaz Guirado

El actual gerente de SMASSA, miembro del PP y exconcejal de Urbanismo, Manuel Díaz Guirado, contra el que se activa el protocolo de acoso, es un viejo conocido de la política malagueña, aunque no precisamente para bien. Según publicó el periódico Málaga Hoy (AQUÍ) Díaz Guirado fue imputado en el año 2011 “en el caso Piscina por un presunto delito de cohecho, aunque finalmente fue sobreseído. El ex edil utilizó durante 13 meses un vehículo que -según dijo– había comprado a uno de los adjudicatarios de la piscina de Puerto de la Torre, sin que el mismo estuviese oficial y formalmente a su nombre. Tráfico confirmó entonces que la transferencia no se formalizó hasta más de un año después”.

Además, indican que la piscina de Puerto de la Torre “fue adjudicada a una unión temporal de empresas (UTE) integrada, entre otras, por la sociedad Incomar Blue, de Augusto Parody, que era el propietario del vehículo de la polémica. También se supo por entonces que Díaz había solicitado una licencia de obra menor para reformar su casa por un valor siete veces inferior al coste final”, y esta reforma la habrían llevado a cabo “una cuadrilla de obreros polacos que al parecer estaban vinculados a otros de los empresarios del caso Piscina”.

Con estos antecedentes, el alcalde decidió prescindir de Díaz Guirado en su lista para las municipales de 2011, aunque posteriormente “lo rescató para que se hiciera cargo del Distrito de Carretera de Cádiz. Estuvo un tiempo en ese puesto, pero dio la espantada y se marchó a la empresa cárnica Famadesa”, donde estuvo hasta que fue nombrado gerente de SMASSA en junio de 2019. Su sueldo es de más de 70.000 euros al año.

Puede leer AQUÍ más artículos relacionados con esta información