Rubio llama a Sur para que el fiel plumilla Lillo escriba las mentiras que le dicta sobre una línea fake con Tánger, para justificar esta expulsión especulativa que convierte el Puerto de Málaga en una agencia inmobiliaria, y en Málaga Hoy, Cilveti, cuenta por qué han echado a Astilleros Mario López y por qué se ha tenido que ir a Algeciras

Un artículo del secretario general de CCOO de Málaga, Fernando Cubillo, adelantaba ya a finales del 2021 lo que está pasando: "La inversión en el eje litoral no responde a las necesidades del cambio climático en nuestra ciudad, ni a las necesidades de movilidad de las personas trabajadoras.  Se trata de reducir el tráfico de vehículos particulares por el centro de la ciudad, no de esconderlo bajo tierra"

31/10/22.
 Opinión. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. La revista EL OBSERVADOR publicó el pasado viernes día 28 (AQUÍ) que el Puerto de Málaga y su presidente Carlos Rubio, y el Ayuntamiento de la ciudad y su alcalde, Paco de la Torre, echan al único astillero que había en el recinto portuario, Astilleros Mario López, para hacer en su ubicación bloques...

...de pisos y oficinas, y se origina un tsunami de respuestas interesadas para amortiguar el tsunami político originado por haber tirado de la manta y dejar al descubierto la política de especulación urbanística que el PP andaluz y malagueño, dirigido por Elías Bendodo, ha impuesto en el Puerto de Málaga.

Con y sin dique flotante en el muelle 5, en donde trabajaba el
Andalucía


En el espacio que ocupaban los astilleros y a lo largo de todo Muelle Heredia, tanto el presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, como el alcalde la ciudad, Paco de la Torre, quieren construir bloques de pisos y oficinas, porque es lo que da mucho dinero que se puede repartir entre todos. Para eso molestan los astilleros y todas las instalaciones de Muelle Heredia, entre las que se encuentra la estación de autobuses interurbanos que De la Torre quiere meter bajo tierra junto con la circulación de lo que él llama eje litoral. Una operación especulativa de difícil encaje y que puede costarle a Málaga y a los malagueños más de 900 millones de euros, según técnicos que han participado en la idea embrionaria de la operación.

Para paliar el revuelo político causado porque esta revista publicara la expulsión de Astilleros Mario López, el presidente Carlos Rubio llamó al diario Sur, para que el plumilla especialista en puertos, Ignacio Lillo, acostumbrado a escribir al dictado, publicara una sarta de mentiras sobre que lo habían echado para poner en su lugar una línea fake con Tánger, que ni existe en el papel, ni se tiene la concesión administrativa ni nada de nada. La cuestión es justificar desde un soporte informativo muy amigo esta expulsión especulativa que convierte el Puerto de Málaga en una auténtica agencia inmobiliaria. Leer AQUÍ: “La Autoridad Portuaria prevé establecer en el muelle 5 una línea regular de mercancías a bordo de camiones con Tánger”.


Por su parte, en el diario Málaga Hoy, Juan Carlos Cilveti, especialista en temas marítimos y portuarios económicos, cuenta las razones por las que han echado a la empresa Mario López y por qué se ha tenido que ir a Algeciras. “La ausencia de las reparaciones navales en las aguas malacitanas constituye un muy serio revés para el puerto que pierde una muy significativa actividad industrial que generaba tráficos y dividendos”, apunta Cilvetti AQUÍ.

Un artículo del secretario general de CCOO de Málaga, Fernando Cubillo, adelantaba ya a finales del 2021 lo que está pasando en la actualidad y todo este movimiento en torno a un eje litoral que puede producir unos millonarios dividendos urbanísticos que el PP está dispuesto a pillar: "La inversión en el eje litoral no responde a las necesidades del cambio climático en nuestra ciudad, ni a las necesidades de movilidad de las personas trabajadoras. Se trata de reducir el tráfico de vehículos particulares por el centro de la ciudad, no de esconderlo bajo tierra".

Ofrecemos a continuación  integro el artículo de Cubillo publicado en su día en el diario Sur por considerarlo de interés para los lectores de EL OBSERVADOR.


Esconder o reducir el tráfico: la necesidad de un Plan de Movilidad para Málaga

De manera valiente, en nuestra ciudad, se abre el debate para mejorar la interrelación entre el puerto y la ciudad de Málaga, cuyo principal obstáculo son las vías utilizadas para el desplazamiento de más de 40 mil vehículos diarios. Por tanto, sin resolver los problemas de movilidad, que sufrimos el conjunto de la población malagueña y quienes vivimos en su entorno, se pretende ocultar –soterrar- ese problema para solucionar otro como es la permeabilidad del tránsito peatonal entre el puerto y la ciudad.

Se trata del mismo problema que el cercano municipio de Torremolinos tenía con la plaza Costa del Sol, actualmente peatonalizada. Su Ayuntamiento lo resolvió sin necesidad de soterrar el tráfico entre las calles Hoyo, de la Cruz y la avenida Palma de Mallorca. Desde CCOO consideramos que aquí se podría hacer de la misma forma para reducir el tráfico y ordenarlo de otra forma a su paso por el centro del municipio. Además, tendría un coste bajísimo para las arcas municipales en comparación con el coste del soterramiento.

Los fondos de la Unión Europea vienen destinados entre otros objetivos para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, lo que conlleva una transformación importante no sólo en la forma de obtener beneficios empresariales, sino en la manera de desplazarnos.

La inversión en el eje litoral no responde a las necesidades del cambio climático en nuestra ciudad, ni a las necesidades de movilidad de las personas trabajadoras. Se trata de reducir el tráfico de vehículos particulares por el centro de la ciudad, no de esconderlo bajo tierra. No se trata de soterrar el tráfico de vehículos sino de cambiar nuestros hábitos: reducir emisiones contaminantes, reducir costes, reducir tiempos, con claras repercusiones para nuestra salud, poder adquisitivo y conciliación de vida familiar y laboral.


Al mismo tiempo se trata de reducir la accidentabilidad en nuestra ciudad y su entorno metropolitano, de la cual más del 60% se produce en los desplazamientos a los centros de trabajo tanto desde los domicilios particulares –desplazamiento in itínere- como en los desplazamientos durante la jornada de trabajo –en misión-.

La ciudad de Málaga necesita abrir espacios y no concentrar toda la inversión, toda la actividad en el centro histórico ya saturado. Si a esta inversión además le añadimos las actuaciones pensadas de los futuros usos portuarios con edificios pantalla en el muelle cuatro, hasta el límite de reducir y hacer poco operativa la actividad portuaria en dicho muelle, y en el colindante muelle tres, la construcción del auditórium en la zona de San Andrés, con aforos que alcanzan las cuatro mil personas, hacen cada vez más necesario aún, un plan de movilidad interior que priorice el tráfico ferroviario como eje litoral en nuestra provincia.

El eje litoral que se nos plantea sólo para la ciudad de Málaga, de manera valiente, no resuelve los problemas de movilidad de nuestra ciudad ni de su entorno metropolitano. Por ello, Málaga necesita de un plan de movilidad que supere ya los límites geográficos de su municipio para incorporar en éste el conjunto del entorno metropolitano, solucionando los problemas de tráfico privado desde Marbella hasta Nerja, y desde Ronda, Campillos y Antequera hasta Málaga.

La solución pasa ineludiblemente por impulsar una movilidad sostenible centrada en el  transporte público colectivo, utilizando los fondos NextGeneration para ello y no precisamente para lo contrario: incrementar aún más el uso del vehículo privado a su paso por el centro histórico.


Quienes nos gobiernan deben estar pensando en cómo planificar los accesos al Parque Tecnológico donde hoy trabajan más de 20 mil personas y se prevé un incremento hasta superar las 50 mil a medio plazo. Asimismo, deben analizar los problemas de movilidad en los polígonos industriales, deben solventar las dificultades de miles de trabajadores y trabajadoras del Aeropuerto de Málaga, deben resolver las carencias de acceso a la capital, no deben olvidar que las políticas de urbanismo y vivienda influyen en la movilidad, como puede ocurrir con Alhaurín de la Torre o Rincón de la Victoria.

El impulso al transporte ferroviario de cercanías debe centrar las inversiones de los diferentes fondos europeos con mejoras y ampliación tanto de material rodante como de los desdobles de vías y nuevos itinerarios hacia la costa occidental y oriental, como la mejora de conexión tanto para la comarca de Ronda como de Antequera.

Son estos los verdaderos problemas de movilidad que tiene nuestra ciudad y los municipios cercanos. Por eso, desde CCOO hemos pedido a la Junta de Andalucía que se vuelva a convocar la Mesa por la Movilidad, olvidada por el actual Gobierno, para planificar y diseñar una movilidad sostenible y respetuosa con el medioambiente. Que nos acerque al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenibles y que las futuras generaciones se sientan orgullosas de nuestro trabajo al dejarles un mejor clima y una ciudad que les permita seguir disfrutando sin los riesgos medioambientales actuales.

Leer AQUÍ más informaciones relacionadas con esta noticia.