En los movimientos animalistas, en los refugios, en las asociaciones defensoras de los derechos de los animales, la mayoría del voluntariado somos mujeres, tal vez sea por nuestra sororidad con el resto de las hembras, tal vez sea por nuestra maternidad hacia sus cachorros”

OPINIÓN. Por Carmen Manzano
Presidenta de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga


08/03/23. 
Opinión. La presidenta de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, Carmen Manzano, escribe para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com en el especial por el 8M Día Internacional de la Mujer sobre Rosario de Acuña: “Los animales son una constante en su vida y podríamos englobarla en el “bienestarismo” ya que denuncia el maltrato y los malos hábitos que usamos con ellos para...

...facilitar nuestro bienestar. Se niega al sacrificio de los animales porque estén enfermos”.

Rosario de Acuña. Una sociedad justa igualitaria y no violenta

“El mayor peligro que nos depara el futuro es la apatía”
Jane Goodall (primatóloga)

¡Cuántas mujeres lucharon, luchamos y lucharán por la igualdad de oportunidades en un mundo justo y no violento! Y lo hacemos aún más difícil, queremos esa justicia y esa no violencia para todas las especies animales que poblamos la Tierra.

Hablamos de empatía y respeto y lo hacemos pensando en nuestra propia especie, pero vamos a empezar a hablar de una relación tierna con los animales, con las plantas, con la naturaleza, con las ideas, con el arte, con la lengua. Con nuestra Tierra, un planeta sin salida de emergencia, y sin dudarlo, entre los propios humanos.

En los movimientos animalistas, en los refugios, en las asociaciones defensoras de los derechos de los animales, la mayoría del voluntariado somos mujeres, tal vez sea por nuestra sororidad con el resto de las hembras, tal vez sea por nuestra maternidad hacia sus cachorros, tan dignos de amor y respeto como los nuestros. Desconozco el porqué, pero es la realidad que vivimos, esa realidad que hace que muchos de nuestros perros, especialmente los de caza, teman a los hombres.

Rosario nace en Madrid un uno de noviembre de 1850, tiene la suerte de poder acceder a la cultura, y desarrolla un espíritu crítico, que la lleva a viajar y a participar en movimientos liberales, feministas y animalistas.


Los animales son una constante en su vida y podríamos englobarla en el “bienestarismo” ya que denuncia el maltrato y los malos hábitos que usamos con ellos para facilitar nuestro bienestar. Se niega al sacrificio de los animales porque estén enfermos y ya en 1881, dirige una carta a José Abascal, alcalde de Madrid, denunciado la práctica de envenenar a los perros con estricnina y propone la creación de albergues para perros vagabundos. Para Rosario, los perros tienen sus derechos e incluso una personalidad moral.

En sus escritos, los animales están siempre presentes: “El primer día de libertad. Diario de un canario”, “A vista de araña”, “Fuerza y materia. El nido de golondrinas”.

A los cincuenta y seis años, escribe su testamento: “encargo a mi heredero universal, Don Carlos Lamo, con el mayor empeño, y se lo suplico encarecidamente, cuide de los animalitos que hay en mi casa cuando muera, especialmente a mis perros y a mi pobre Tonita, que no los maltrate y les proporcione una vejez tranquila y cuidada…”.

Maravillosa mujer, olvidada como muchas otras mujeres libres, independientes, fuertes y animalistas.

Puede leer aquí anteriores artículos de la sección Tribuna Abierta