OPINIÓN. Tribuna Abierta. Por Víctor Miralles
Redactor de La Taberna Global

29/04/14. Opinión. Uno de los nuevos redactores de la publicación universitaria y satírica La Taberna Global ha tratado en su peculiar tono informativo la problemática del botellón en la ciudad de Málaga, una actividad que “trae de cabeza a vecinos y a autoridades”. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com comparte este artículo de la revista realizada por estudiantes de Periodismo de la Universidad de Málaga con sus lectores.

El botellón en Málaga, en punto muerto

ESTA actividad trae de cabeza a vecinos y autoridades, pero el Ayuntamiento no pone remedio con la instauración de un botellódromo. Desde que se cerró el del Paseo de los Curas van casi cinco años en los que la fiesta es imparable a pesar de las multas de hasta 300 euros.

ECHEMOS la vista unas semanas atrás. La Fiesta de la Primavera fue perseguida por la policía como si fuera un ‘Rodea el Congreso’ ante la pasividad de los bebedores. Jóvenes y aún más jóvenes (tanto que no sería raro si mezclaran el calimocho en un biberón) tenían previsto darse encuentro en los aledaños del Auditorio Municipal de Málaga, pero las autoridades lo tuvieron todo previsto para evitar la concentración de borrachuzos. Durante el tiempo que duró la convocatoria, el mantra era: “fo vieo to lo año lo mismo, k no multan ompare k lo acen pa asusta pero k no va a pasa na mostro”. Joder, viejo, todos los años lo mismo hasta que pasa lo que tiene que pasar. Hecha la ley, hecha la trampa: se llevaron los cartones de Don Simón y la Freeway Cola del Lidl al aparcamiento de la facultad de Ciencias de la Comunicación y más tarde, después de que los agentes volvieran a actuar, al aulario Gerald Brenan.

“¿POR qué toda esta persecución? ¿Por qué no puedo beber en la calle si una copa en un local es tan cara? ¿Por qué tengo pota en la espalda? xq? xq?” La legislación es clara. La conocida como Ley anti-botellón entró en vigor en Andalucía el 7 de noviembre de 2006 y especifica la prohibición de concentraciones de personas en la vía pública con el fin de consumir bebidas, sean alcohólicas o no. Asimismo, limita a los locales a vender para beber exclusivamente en su interior y/o terraza, quedando sus propietarios expuestos a sanciones graves como la retirada de la licencia de apertura durante varios años si las consumiciones acaban en la fiesta callejera. Sin embargo, hay un paréntesis muy importante en la normativa andaluza que regular esta actividad: los ayuntamientos, a su libre elección, pueden establecer recintos exclusivamente dedicados para esto.

LOS más veteranos recordarán que el Ayuntamiento cercaba un tramo del Paseo de los Curas a partir del año 2006, precisamente, para esta actividad, pero el botellódromo no llegó más allá que a 2009, cuando se iniciaron una serie de obras en el Puerto de Málaga para mejorar el acceso entre los muelles 1 y 2. Dado que no se encontraba ningún lugar en el que “realojar” el botellón, se decidió prohibirlo en todo el término municipal. Durante los meses de titubeo por parte de la Administración, la fiessshhhta se movió por el Cortijo de Torres y el polígono La Estrella por la existencia de dos macrodiscotecas, pero esto duró poco dada la lejanía con el centro.

AQUÍ es donde entra en juego la Plaza de la Merced. Hasta la entrada en vigor de la Ley anti-botellón, este era el punto de encuentro de toda la fauna que quisiera beber como cosacos. Tras cerrar el Ayuntamiento el botellódromo del Paseo de los Curas, se volvió a acudir en masa hasta este emblemático punto de Málaga donde Picasso dio sus primeros pasos. Las multas pueden rondar los 300 euros por beber en la calle, pero esto no impide que todas las semanas haya concentración de jóvenes para sacar a paseo el alcohol y el nabo, que después de unos litros la vejiga aprieta y en algún lado habrá que desfogar, hombre ya.

PRECISAMENTE, junto al ruido, la suciedad generada por el botellón es uno de los principales motivos de queja de los vecinos. Un estudio realizado por la Universidad de Sevilla en 2005, cuando esta actividad se realizaba en la Plaza de la Merced antes del paréntesis del Paseo de los Curas, muestra cómo el 90’6% de los residentes de la zona se mostraba muy de acuerdo con que estas concentraciones ensucian y afean el lugar. Entre los participantes de la fiesta, el 69’2% coincidía totalmente con la idea y el 19% afirmaba estar bastante en consonancia.

MARÍA Teresa Repiso, presidenta de la Asociación de Vecinos de la Plaza de la Merced, declaraba en 2011 a Diario SUR (nosotros sí citamos, aunque el artículo sea del Paleolítico) sobre los estragos del botellón en este icónico punto: “Tomaron la plaza por completo. Estaban destrozando las farolas y los bancos que están recién puestos, echando basuras, orinándose por los rincones…”. Colmada por la furia, añadió: “Me comeré el corazón de esos putos niñatos”. Que sí, que no me lo he inventado, que estaba allí. Elena Valenciano también. Bueno no, no es verdad, pero anda que no molaría.

HABLAMOS de 2009, 2011 y demás como si fuera ayer, pero a lo tonto ya van casi cinco años con la situación completamente atascada. Los jóvenes reclaman un derecho a reunirse para beber que la Ley no les quita del todo. Según Mario Cortés, director del Área de Juventud del Ayuntamiento en 2009, se barajó en su momento instalar el botellódromo en zonas como Cortijo de Torres (el recinto ferial) y el espacio reservado para el rastro de Martiricos, aunque ambos espacios fueron descartados por su lejanía con los bares del centro, en el primer caso, y por las zonas de tránsito que se cruzarían hasta los locales en una actitud probablemente ruidosa, en el segundo.

POR lo pronto, no se contemplan novedades en esta materia mientras ambas partes son perjudicadas. Los vecinos de la Plaza de la Merced seguirán aguantando ruidos y suciedad, a la par que los participantes continuarán exponiéndose a sanciones que van desde la simple amonestación a la multa de 300 euros.

¿Qué es botellón? –dices mientras potas
en mis botas vodka azul.
¿Qué es botellón? ¿Y tú me lo preguntas?
Botellón… eres tú.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas con esta publicación:
- 26/11/13 Las Enseñanzas Artísticas quieren ser universitarias. Los estudiantes malagueños de estas disciplinas se movilizan para obtener un grado
- 26/11/13 Málaga, en el punto de mira de las universidades privadas
- 26/11/13 A vueltas con la beca Erasmus: gráficos y tablas para comprender el origen de las últimas polémicas
- 26/11/13 Las barreras de tu última historia