El trabajo, dirigido por Cristóbal Crespo, revela que la ideología de los profesionales no es relevante a la hora de ser coaccionados en su profesión

14/09/16. Comunicación. Un estudio de la Universidad de Amsterdam (Países Bajos) revela que la ideología de los periodistas no resulta relevante a la hora de que éstos reciban presiones políticas, económicas o de la propia organización, que limiten su libertad profesional. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ha participado en este análisis, dirigido por Cristóbal Crespo y realizado entre más de 500 periodistas españoles, de medios de ámbito regional y nacional...

EL trabajo, titulado ‘Percepciones políticas, económicas y organizacionales de los periodistas. Una amenaza para la libertad de prensa’, se ha llevado a cabo en la escuela de Comunicación de la Universidad de Amsterdam, considerada una de las diez mejores facultades de Comunicación del mundo. Entre sus principales conclusiones destaca que los periodistas que perciben una mayor distancia ideológica con el medio para el que trabajan, reciben las mismas presiones que aquellos que se consideran ideológicamente más cercanos al mismo. Esto significa que un periodista de izquierdas trabajando en un medio de derechas recibe las mismas presiones que otro compañero que sea de la ideología del medio.

“LA existencia en España de un pluralismo en los medios de comunicación de carácter externo y no interno, es una posible causa para confirmar esta relación, por tanto, se asume además que las ideologías de las organizaciones están por encima de las propias ideologías de los periodistas”, se extrae de la investigación.


ADEMÁS,
en este trabajo de Cristóbal Crespo, se determina que las principales amenazas, diversas influencias y presiones que reciben los periodistas en su trabajo diario son las políticas, económicas y las organizacionales, las cuales causan una reducción en la libertad periodística. El estudio revela también que las presiones ejercidas por la propia organización para la que trabajan son el principal escollo entre los periodistas españoles.

ASIMISMO, el estudio pone el acento en que los periodistas españoles están sometidos a una gran presión política debido a la cantidad de información política existente, y a los intentos de los políticos por controlarla; así como a una gran presión económica, debido a que los medios normalmente no generan ingresos suficientes para subsistir por su cuenta y esto deriva en una reducción de la calidad del contenido, y guía a los periodistas a evitar publicar determinado contenido para no ahuyentar a posibles anunciantes. En relación a las presiones a las que la organización somete a los periodistas, se ha encontrado que la empresa posee una estructura dominante, y que los informadores están sometidos a los objetivos de la organización, a las rutinas y a la influencia de dueños y editores.

LA investigación se ha basado en una encuesta en profundidad realizada a más de 500 periodistas españoles, que trabajan en medios de ámbito regional y nacional. La edad media de los periodistas participantes en el estudio ha sido de 53,19 años, y con una amplia representación de periodistas de diversos medios.

COMO datos interesantes, se destaca que un 76,5% de los periodistas ha afirmado haber recibido alguna vez presiones políticas. Un 92,2% asegura haber recibido influencias directas de sus dueños a la hora de publicar cierto contenido, y un 88,5% sostiene percibir las influencias de las expectativas económicas del medio como una influencia económica que limita su libertad de prensa. También, un 52,9% de los periodistas considera que su congruencia ideológica está alejada 2 puntos o más en el espectro ideológico, respecto al medio para el que trabaja.

LA estabilidad laboral y el género también ofrecen diferencias en este ámbito, ya que los periodistas con contrato indefinido perciben una mayor libertad de prensa y menos presiones externas e internas y las mujeres periodistas aseguran recibir más influencias económicas y de su organización que un periodista del género masculino.

SEGÚN The Economist (2016), la libertad de prensa a nivel mundial se ha reducido en un 14% desde el año 2013. España, según Freedom House, está en el último puesto en el ranking de países europeos con libertad de prensa en este año 2016. Este estudio sirve para abrir un nuevo campo académico de análisis en relación a las trabas que los periodistas afrontan en su día a día, y para conocer de que manera estas presiones pueden afectar al trabajo periodístico.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas con la libertad de prensa:
- 01/07/16 Hoy desaparece la delegación del diario El Mundo en Málaga. Cierran unos ojos que miraban la ciudad de un modo distinto. No hubo ni un gesto de lucha por parte de la Asociación de la Prensa o instituciones
- 28/06/16 El Mundo Málaga cierra el 1 de julio definitivamente. También desaparecerá la edición del diario en Vizcaya. La empresa Unidad Editorial vuelve a dejar en la calle a 120 profesionales
- 04/05/16 Más de cincuenta periodistas (y sonoras ausencias) arropan a la plantilla en huelga de El Mundo Málaga. Las negociaciones, encalladas en un día por la Libertad de Prensa “con nada que celebrar”
- 03/05/16 
Día de la Libertad de Prensa. Los medios de Málaga, por dentro. Sus directores, sin poder real, se pavonean sobre el tema, cuando ni mandan ni son libres. Los periodistas de a pie tragan a su pesar
- 27/04/16 
Cinismo. La Asociación de la Prensa de Málaga recuerda en un acto de la UMA el número de periodistas en paro de la provincia. Se ‘olvida’ de la precariedad que sufre el resto y por la que no hace nada